SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Foros de Trabajos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Diciembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Lo Que me Digo a mi Mismo
Hoy a las 11:49 por ana maria

» Un Gran Cuento de Navidad
Hoy a las 11:43 por ana maria

» Ridiculos y Orgullosos Padres
Ayer a las 10:29 por ana maria

» Piensa
Ayer a las 10:24 por ana maria

» Un Instante Magico
Vie 14 Dic 2018, 11:24 por ana maria

» Dar o Recibir ?
Vie 14 Dic 2018, 11:21 por ana maria

» El Sueño de Maria
Jue 13 Dic 2018, 11:57 por ana maria

» Un Paso Adelante
Jue 13 Dic 2018, 11:55 por ana maria

» La Navidad de un Niño
Miér 12 Dic 2018, 12:15 por ana maria

» Aprender a Perder
Miér 12 Dic 2018, 12:08 por ana maria

Los posteadores más activos del mes
Anuky
 
ana maria
 
eli
 
Patito 58
 
Mayka0011
 
Selina
 
sebas
 



El Divan del Ahora

Ir abajo

El Divan del Ahora

Mensaje por ana maria el Sáb 08 Dic 2018, 11:45



El diván del ahora

Jorge se detuvo bajo el portal donde resplandecía el rótulo Diván del ahora. Aquella tarde lluviosa vagaba sin rumbo por las calles del centro. Últimamente sentía que su existencia era una acumulación de malas noticias: nada le salía bien y había perdido la alegría de vivir.

Mientras miraba hipnotizado el cartel luminoso, esperando a que cesara el aguacero, se preguntó cuándo se había empezado a torcer todo. En algún momento entre la infancia y la adolescencia había dejado de ser un espíritu libre para enredarse con los hilos de la amargura.

En medio de estas cavilaciones, un hombre calvo y esbelto, perfectamente trajeado, se plantó ante él y lo observó con atención a través de sus gafas redondas empañadas por la lluvia.

Jorge se extrañó de que aquel tipo le mirara de aquel modo, hasta que entendió que quería entrar en el edificio. Avergonzado, se apartó para que pudiera subir por las angostas escaleras que conducían al primer piso. Estaba a punto de desaparecer de su campo de visión, cuando, de pronto, el hombre se giró hacia Jorge y le dijo:
—Cada vez llueve más fuerte. Si necesita hacer tiempo, le invito a probar nuestro diván. La primera visita es gratuita.

Sorprendido por aquella propuesta, estuvo a punto de negarse, pero le asaltó una repentina curiosidad. Siempre había estado atento a las casualidades, así que si había decidido resguardarse de la lluvia en aquel portal y ahora le invitaban a pasar, lo mejor era entrar, pensó.
Además del diván que le daba nombre, en aquella consulta que ocupaba un espacio minúsculo solo había un
a silla y una planta de interior. Nada más. Desde la ventana se podía apreciar cómo el agua seguía cayendo con fuerza. Siguiendo las indicaciones del hombre, Jorge se tumbó en el diván y le preguntó:
—¿Es usted psicoanalista?
—No, soy una especie de geógrafo o explorador –sonrió el hombre–.Cuando alguien se pierde en los bosques del pasado o del futuro, mi misión es devolverle al ahora. Eso es lo que hago.
—Pues me temo que conmigo va a tener poco trabajo. Mi pasado es irrelevante y, en cuanto al futuro, no hay nada que me haga especial ilusión. Quizá sea mejor que le deje atender otros casos más importantes.
—No se levante, por favor –dijo el hombre trajeado al captar sus intenciones–. Le contaré algo. En una entrevista a un rabino muy célebre por su sabiduría, el periodista le preguntó cuál había sido el día más importante de su vida y su respuesta fue: “Hoy”. Al interrogarle sobre la persona más importante que había conocido, contestó: “La más importante es con quien estoy hablando ahora mismo”. Pienso igual que él en este momento.
Jorge desvió la mirada hacia la ventana. El temporal ya había amainado, pero no se podía marchar así como así.

—Yo no sé dar importancia al día de hoy. Si lo hiciera, no estaría aquí.
Se arrepintió inmediatamente de haber dicho esto, pero ya era tarde. El hombre se pasó la mano por la calva y se recolocó las gafas redondas sobre la nariz.
—Creo que se está contradiciendo. Antes me ha dicho que su pasado no es remarcable y que no hay sueños en su horizonte. Y ahora me dice que hoy tampoco es importante.

—Estoy vacío, eso es. Nada me interesa.
—Le voy a contestar tal como hacía Viktor Frankl a sus pacientes más desesperados. Les preguntaba: “¿Y usted por qué no se suicida?”. Todos tenían alguna respuesta: “Quiero ver crecer a mis hijos”, “No quiero morir sin haber visitado ese país”, “Aún tengo la esperanza de hacer esto o aquello”. Entonces Frankl les decía: “¿Lo ve como hay un sentido en su vida? Ya tiene algo por lo que luchar”.
Impresionado, Jorge pensó que su actitud tenía mucho que ver con la de aquellas personas.

—Ha dado en el clavo. Mi problema es que mi existencia no tiene sentido. No hay nada que me guste o que desee hacer. Entonces, ¿significa eso que me he cansado de vivir?
—No, significa solo que ha perdido temporalmente el campamento del ahora, pero está a punto de recuperarlo. Volviendo a Viktor Frankl, el creador de la logoterapia, si no sabe cuál es su misión en la vida, entonces ya tiene una: encontrarla.

La lluvia ya se había detenido cuando Jorge inspiró profundamente desde el diván. De repente no tenía prisa para irse. Se dirigió al terapeuta y le preguntó:
—¿Qué tiene que ver el ahora con el sentido de la vida?
—¿Qué tiene que ver cada gota que cae con la lluvia? –respondió el otro–. Todo. En una fábula de Calvino que leí, Marco Polo describe un puente, piedra por piedra, a Kublai Khan, que le pregunta: “Pero ¿cuál es la piedra que sostiene todo el puente?”. A lo que el viajero responde: “El puente no está sostenido por esta piedra o por aquella, sino por la línea del arco que ellas forman”. El jefe guerrero reflexiona y luego añade: “¿Por qué me hablas de las piedras? Lo único que importa es el arco”. A lo que Marco Polo responde: “Sin piedras no hay arco”.

Jorge caviló a su vez y dijo:
—Entiendo el mensaje: sin disfrutar de cada ahora no puede haber felicidad futura. Son las piedras del puente

El terapeuta sonrió antes de concluir:
—Creo que acabas de cruzar al otro lado

Francesc Miralles-mentesana.com
avatar
ana maria
❉-Infanta

Zodiaco : Pez
Mensajes : 47503
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.