SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.
Buscando a Manuel Nqr0jl



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Foros de Trabajos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Agosto 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Saliendo de un Libro de Cuentos
Buscando a Manuel EmptyHoy a las 17:08 por ana maria

» Con Aro de Flores
Buscando a Manuel EmptyHoy a las 17:02 por ana maria

» Los Cabellos Robado
Buscando a Manuel EmptyHoy a las 16:20 por ana maria

» La Ventana Indiscreta
Buscando a Manuel EmptyHoy a las 14:41 por ana maria

» Los Hermanos Macana
Buscando a Manuel EmptyHoy a las 14:33 por ana maria

» La Novia y la Novicia
Buscando a Manuel EmptyHoy a las 11:54 por ana maria

» Tres Relatos de Amor
Buscando a Manuel EmptyAyer a las 16:17 por ana maria

» Así Decía mi Madre
Buscando a Manuel EmptyAyer a las 11:49 por ana maria

» Amor Otoñal
Buscando a Manuel EmptyLun 19 Ago 2019, 16:29 por ana maria

» Como Planificar y Cocinar para toda la Semana
Buscando a Manuel EmptyLun 19 Ago 2019, 12:28 por ana maria

Los posteadores más activos del mes
ana maria
Buscando a Manuel Vote_lcapBuscando a Manuel Voting_barBuscando a Manuel Vote_rcap 
Patito 58
Buscando a Manuel Vote_lcapBuscando a Manuel Voting_barBuscando a Manuel Vote_rcap 
eli
Buscando a Manuel Vote_lcapBuscando a Manuel Voting_barBuscando a Manuel Vote_rcap 
princesa-sara
Buscando a Manuel Vote_lcapBuscando a Manuel Voting_barBuscando a Manuel Vote_rcap 



Buscando a Manuel

Ir abajo

Buscando a Manuel Empty Buscando a Manuel

Mensaje por ana maria el Sáb 02 Mar 2019, 20:50



BUSCANDO A MANUEL

          No llueve mucho, aunque sí de forma insistente, esa lluvia fina y tenaz que suelen llamar sirimiri o, de forma más castiza, calabobos. El viento, en cambio, sí que sopla con fuerza, un viento impetuoso que, además del aire, agita el mar y lo hace rugir como si fuera un león. Las ráfagas son frías y vienen del norte; su empuje provoca que la lluvia caiga oblicua y se hinque en la piel como buidos alfileres.

          Marta corre a lo largo del paseo marítimo, el fuerte viento dobla su paraguas y lo torna inútil en su labor protectora, haciendo de él más un estorbo que una ayuda. Pero tampoco, la verdad sea dicha, le importa demasiado mojarse, esa vendría a ser ahora la menor de sus preocupaciones. Lo que realmente le importa es encontrar a Manuel cuanto antes, ha desaparecido y en esas condiciones meteorológicas puede sufrir cualquier percance inoportuno. Marta no quiere ni pensarlo. Llena de angustia y desesperación, porfía en la carrera mientras sus ojos, moviéndose de un lado hacia otro como péndulos enloquecidos, se afanan en la búsqueda.

          El tiempo empeora por momentos. La borrasca hace hincharse al océano, cuyas aguas dan la impresión de querer alcanzar las nubes. Grandes surtidores de espuma salen proyectados con fuerza tras golpear sobre el malecón las olas enfurecidas. Los miedos de Marta se intensifican al mismo compás que lo hace el temporal; las aguas están furiosas y en tal escenario tienden a atacar y llevarse consigo a cualquier víctima que puedan pillar desprevenida, generalmente a los más débiles e incautos. ¿Dónde se habrá metido Manuel? Sabe que a él le fascina el mar, que siempre le ha gustado sentir su presencia cercana, lo que acrecienta todavía más los temores de Marta.

          Le encuentra finalmente sentando en un banco, impertérrito, ajeno al parecer a ese vendaval que zarandea cuanto halla a su paso sin ninguna clase de consideración ni respeto. Como no podía ser de otra forma, está de cara al mar, contemplando con arrobo su exaltado encrespamiento. Marta respira aliviada, ¡menos mal!, aunque el temor de que el mar se lo hubiese tragado no tarda en ser sustituido por el de que pueda coger una pulmonía: Manuel no lleva paraguas ni mayor protección que la del ajado impermeable que cubre su enteco cuerpo.

         —Pero ¿qué haces aquí? ¿No ves el tiempo tan malo que hace? Sabes que no debes salir de casa tú solo, que es peligroso, y menos aún con este tiempo.
          Él levanta entonces sus ojos y la mira con fijeza. Da la impresión de no comprender nada, en su mirada hay desde luego desconcierto, hay ausencia, mientras que en su voz lo que hay es un dejo de alarma:
          —No la conozco, señora, ¿qué quiere de mí?
          Marta siente unos deseos enormes de llorar, a duras penas consigue contener el aluvión de lágrimas que pugna por abandonar el manantial de sus ojos pardos.

Prolongando ese esfuerzo de contención, mira a la persona sentada en el banco con una expresión que pretende ser severa, pero que en el fondo denota fragilidad, una mirada tierna como una flor. Extiende al propio tiempo sus manos hacia él en un gesto con el que le insta a levantarse.
          —Vamos a casa, anda.
          —¿A casa? Señora, usted se confunde.
          Marta se siente impotente. No puede más. ¿Hasta cuándo las fuerzas le van a permitir soportar semejante situación? Las gotas de lluvia cabriolean en el circo del aire, acróbatas líquidos cuyo sesgado desfile se prolonga entre giros y volteos antes de verter su sangre, transparente como el alabastro, sobre la tierra.
          —Pero ¿de verdad no sabes quién soy?
          Él clava de nuevo en ella sus ojos lacrimosos, ojos diminutos asentados en lo más hondo de sus cuencas, ojos que a la luz del mediodía irradian destellos turquesas, como ondas submarinas.
          —Su cara me resulta conocida, pero no, no sé quién es usted…. Tengo una hija que debe tener más o menos su edad. ¿Sabe? Se llama Marta y también es pelirroja como usted.
          Con infinita lástima y también infinito amor, Marta le sonríe mientras toma entre las suyas una de sus manos y contempla la delicada muñeca, surcada de venas que semejan ríos de aguas azules.
Consigue levantarlo de su asiento y le abraza con fuerza. Él no opone resistencia alguna, se deja hacer como un animalillo medroso. Apoyada la cabeza en su pecho, Marta percibe la respiración pedregosa por culpa del asma; sólo entonces permite que sus emociones se desborden y llora con absoluto desconsuelo mientras a sí misma se pregunta el por qué de tanta vulnerabilidad en los seres humanos, frágiles insectos que uno tras otro sucumben ante las pisadas del tiempo, estrujados, rotos, enterrados a la postre bajo espesas capas de olvido. Abatida, se dice que no hay ni puede haber lucha más desigual que la del hombre contra el tiempo.

          —Vamos, papá, regresemos a casa –consigue decir tras secarse los ojos con un pañuelo; debe hacer un esfuerzo ímprobo para que su voz suene firme.

          Tomados de la mano, el anciano y la mujer se alejan caminando. Ha dejado de llover y un sol asustadizo se asoma entre los cerros de nubes, luz que sesga el aire con brillo tímido. La lluvia reciente ha dejado no obstante tras de sí un hálito frío que se impregna en la piel como húmedo engrudo. Desde las ramas de los árboles siguen además cayendo gruesas gotas de agua, espesas lágrimas que hacen temblar las hojas de los rosales.

mario cavara
nota:  buido:  afilado, penetrante, puntiagudo



ana maria
ana maria
❉-Infanta

Zodiaco : Pez
Mensajes : 52313
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.