SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Julio 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Velas con Corazones
Ayer a las 21:38 por ana maria

» Guia de Hojas
Mar 18 Jul 2017, 22:50 por ana maria

» Guerrero
Mar 18 Jul 2017, 22:30 por ana maria

» Nena con Frase
Dom 16 Jul 2017, 16:22 por ana maria

» Amapolas 2
Dom 16 Jul 2017, 15:33 por ana maria

» Dos Amigas Voladoras
Jue 13 Jul 2017, 14:44 por ana maria

» Afilar el hacha
Miér 12 Jul 2017, 20:20 por Selina

» El Problema
Miér 12 Jul 2017, 20:19 por Selina

» El elefante encadenado
Miér 12 Jul 2017, 20:13 por Selina

» El bambú japonés
Miér 12 Jul 2017, 20:12 por Selina

Los posteadores más activos del mes
eli
 
Anuky
 
Selina
 
Patito 58
 
ana maria
 
adeur2
 
sombrita
 
sebas
 
Abril
 
Mayka0011
 



El Nabo Gigante

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Nabo Gigante

Mensaje por ana maria el Miér 11 Jun 2014, 23:46

El Nabo Gigante



Cuento popular de la antigua Rusia
 
Paseaba el anciano señor Dimitroff por su huerta, mirando las flores y hortalizas que allí crecían, cuando vio el nabo...
- ¡Rápido, ven aquí! - llamó a su mujer -. Lo planté ayer y mira, casi se le ve crecer.
- No me gusta - susurró ella. Esto no es normal... me parece muy extraño.

El señor Dimitroff acarició el nabo y dijo:
- Ya no crezcas más por hoy... Mañana vendré a verte.
A la mañana siguiente, muy temprano, se despertaron y vieron cómo la luz del sol ondulaba a través de la ventana del dormitorio. Tenía un hermoso color verde pálido. El señor Dimitroff se dirigió descalzo a la ventana.

- ¡Dios mío! - dijo. ¡Santo cielo!
Su mujer fue a ver lo que estaba mirando. Iba de puntillas, pues el suelo estaba muy frío.
- ¡Es el nabo! - gritó. Ya sabía yo que algo iba mal apenas lo vi.
Bajaron al huerto a echarle una ojeada. El nabo era enorme. Se cayeron de espaldas al intentar ver la parte alta y allí se quedaron sentados, mirándolo fijamente.
- ¿Qué vamos a hacer? - dijo gimiendo la señora Dimitroff.
- ¡Comerlo! - dijo su marido. Y fue a buscar una escalera y una sierra para cortarlo.
Y subió y subió, mientras su mujer le sujetaba la escalera. Una vez arriba, empezó a trabajar serrando los tallos de las hojas. Éstas, al caer, cubrieron por completo a la señora Dimitroff, lo cual no le agradó en absoluto.
Después de que el señor Dimitroff la hubo rescatado, se llevaron todas las hojas arrastrándolas. Ató entonces un extremo de una soga a los tallos de las hojas que quedaban en el nabo, y rodeó con el otro su cintura.

- Ahora, querida - dijo - tú empuja el nabo por aquel lado y yo tiro de él desde éste..., pronto lo podremos sacar.
Pero el nabo no se movía.
- Será mejor que tiremos los dos - dijo su mujer.
Así fue que tiraron y tiraron, pero tampoco esta vez se movió el nabo.
Unos niños que volvían a casa al acabar la clase en el colegio se pararon a mirar.
- ¡Eh, Juanito! - dijo el señor Dimitroff. Ven y ayúdanos a sacar este nabo.
- ¡Claro! - dijo Juanito, y agarrándose de la cintura de la mujer todos tiraron. Pero el nabo seguía sin moverse.
Juanito llamó entonces a Aanita, su hermana, que también les ayudó.

- ¡Tiren... tiren con fuerza! - gritó el señor Dimitroff. ¡Vamos! ¡Otra vez!
Todos hundieron los tacos en el suelo y sus caras enrojecieron, pero por más que lo intentaron, nada movía el nabo.
- Llame a la perra - dijo Juanito.
El señor Dimitroff silbó a Lucía, la perra, que también les ayudó a tirar, pero el nabo tampoco se movió. Llegó entonces Mimís, el gato, que se agarró al rabo de la perra.
- Esta vez lo conseguiremos - gritó el anciano. Preparados, listos... ¡tiren ya! ¡tiren con todas sus fuerzas! Pero ni aun así se movió el nabo.
De repente, un ratoncito atravesó el huerto a toda velocidad. Mimís lo agarró rápidamente de la cola con su zarpa.

- Eh tú. Estás viviendo aquí y no trabajas - dijo el gato - así que métete ahora mismo debajo de ese nabo y róelo si no quieres que te roa yo a ti... Luego vuelve y ayúdanos a tirar.
El ratoncito cumplió la orden y después enroscó su rabo a la cola del gato y comenzó a tirar.
- ¡A la una, a las dos...! - gritaron al unísono y tiraron todos parejo.
Finalmente el nabo salió disparado del suelo, al tiempo que caían sobre ellos tierra y piedras como una granizada. Cayeron unos encima de los otros y el ratoncito desenroscó su rabo de la cola del gato y salió disparando. No quería ser aplastado ni mordido por Mimís.

Fue entonces que para festejar, el señor Dimitroff invitó a todos a cenar.
- ¡Traigan a sus amigos! - gritó. ¡Traigan a todo el mundo! ¡Ya verán cómo les gusta el potaje de nabo que hace mi mujer!
Fantástica fiesta. Fue todo el mundo y todos comieron hasta hartarse. Cuando se habían ido, Lucía y Mimís se echaron una siestecita en la alfombra, el ratoncito se hizo un ovillo en su agujero y el señor Dimitroff y su mujer se sentaron contemplando el fuego.

- Fue una maravillosa fiesta - dijo el anciano.
- En verdad, muy buena - asintió su mujer. Seguro que no hay nadie que haya cultivado un nabo tan grande - dijo. En mi vida había visto uno así, y aún sobró mucho nabo.
- ¡Pero no quiero volver a ver otro nabo en mi vida! - exclamó la anciana. ¡No sabes lo harta que estoy de nabos!
Silencio... Hasta el reloj había detenido su tic tac. Lentamente, el anciano se volvió hacia ella.
- ¿Qué hay de malo en ver nabos? Son muy hermosos... Yo, lo que no quiero es volverme a comer otro en mi vida ¡ja ja ja!
Y el señor y la señora Dimitroff se arrellanaron en sus sillas y rieron hasta saltárseles las lágrimas.
Los animales sonrieron, el reloj volvió a sonar con su alegre tic tac y el fuego chisporroteó una vez más en el hogar.

TOLSTOY SHARKEY                          
FUENTE: www.cuentosparaniños.com
avatar
ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 41904
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.