SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Marzo 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» ¿Juegas conmigo?
Ayer a las 10:46 pm por eli

» Mis Saludos Diarios
Ayer a las 7:04 pm por Patito 58

» Moro, el Pequeño
Mar Mar 21, 2017 5:32 pm por ana maria

» Recogiendo Flores en la Cascada
Mar Mar 21, 2017 5:22 pm por ana maria

» Rosas para ti.
Dom Mar 19, 2017 3:49 am por eli

» El Jefe y Subjefe de la Manada
Sáb Mar 18, 2017 10:33 pm por ana maria

» Tu Eres mi Amigo Fiel
Sáb Mar 18, 2017 10:11 pm por ana maria

» De Larga Cabellera
Jue Mar 16, 2017 11:10 pm por ana maria

» Palabras que lleven una sola vocal
Jue Mar 16, 2017 10:36 pm por Selina

» Juguetes
Jue Mar 16, 2017 10:20 pm por Selina



Ricitos de Oro y los Tres Osos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ricitos de Oro y los Tres Osos

Mensaje por ana maria el Jue Jun 12, 2014 7:43 pm

Ricitos de Oro y los Tres Osos

Una tarde se fue Ricitos de Oro al bosque y se puso a recoger flores. Cerca de allí había una cabaña muy linda, y como Ricitos de Oro era una niña muy curiosa, se acercó paso a paso hasta la puerta de la casita. Y empujó.
La puerta estaba abierta. Y vio una mesa.

Encima de la mesa había tres tazones con leche y miel. Uno, grande; otro, mediano; y otro, pequeñito. Ricitos de Oro tenía hambre y probó la leche del tazón mayor. ¡Uf! ¡Está muy caliente!

Luego probó del tazón mediano. ¡Uf! ¡Está muy caliente! Después probó del tazón pequeñito y le supo tan rica que se la tomó toda, toda.

Había también en la casita tres sillas azules: una silla era grande, otra silla era mediana y otra silla era pequeñita. Ricitos de Oro fue a sentarse en la silla grande, pero ésta era muy alta. Luego fue a sentarse en la silla mediana, pero era muy ancha. Entonces se sentó en la silla pequeña, pero se dejó caer con tanta fuerza que la rompió.

Entró en un cuarto que tenía tres camas. Una era grande; otra era mediana; y otra, pequeñita.

La niña se acostó en la cama grande, pero la encontró muy dura. Luego se acostó en la cama mediana, pero también le pereció dura.

Después se acostó en la cama pequeña. Y ésta la encontró tan de su gusto, que Ricitos de Oro se quedó dormida.

Estando dormida Ricitos de Oro, llegaron los dueños de la casita, que era una familia de Osos, y venían de dar su diario paseo por el bosque mientras se enfriaba la leche.

Uno de los Osos era muy grande, y usaba sombrero, porque era el padre. Otro era mediano y usaba cofia, porque era la madre. El otro era un Osito pequeño y usaba gorrito: un gorrito pequeñín. El Oso grande gritó muy fuerte:

–¡Alguien ha probado mi leche!

El Oso mediano gruñó un poco menos fuerte:

–¡Alguien ha probado mi leche!

El Osito pequeño dijo llorando y con voz suave:

–¡Se han tomado toda mi leche!

Los tres Osos se miraron unos a otros y no sabían qué pensar. Pero el Osito pequeño lloraba tanto que su papá quiso distraerle. Para conseguirlo, le dijo que no hiciera caso, porque ahora iban a sentarse en las tres sillitas de color azul que tenían, una para cada uno.

Se levantaron de la mesa y fueron a la salita donde estaban las sillas.

¿Que ocurrió entonces?

El Oso grande grito muy fuerte:

–¡Alguien ha tocado mi silla!

El Oso mediano gruñó un poco menos fuerte:

–¡Alguien ha tocado mi silla!

El Osito pequeño dijo llorando con voz suave:

–¡Se han sentado en mi silla y la han roto!

Siguieron buscando por la casa y entraron en el cuarto de dormir. El Oso grande dijo:

–¡Alguien se ha acostado en mi cama!

El Oso mediano dijo:

–¡Alguien se ha acostado en mi cama!

Al mirar la cama pequeñita, vieron en ella a Ricitos de Oro, y el Osito pequeño dijo:

–¡Alguien está durmiendo en mi cama!

Se despertó entonces la niña, y al ver a los tres Osos tan enfadados, se asustó tanto que dio un brinco y salió de la cama.

Como estaba abierta una ventana de la casita, saltó por ella Ricitos de Oro, y corrió sin parar por el bosque hasta que encontró el camino de su casa.

FUENTE: www.cuentosparaniños.com
avatar
ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 41007
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : BUENOS AIRES- ARGENTINA
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.