SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Julio 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Guia de Hojas
Mar 18 Jul 2017, 22:50 por ana maria

» Guerrero
Mar 18 Jul 2017, 22:30 por ana maria

» Nena con Frase
Dom 16 Jul 2017, 16:22 por ana maria

» Amapolas 2
Dom 16 Jul 2017, 15:33 por ana maria

» Dos Amigas Voladoras
Jue 13 Jul 2017, 14:44 por ana maria

» Afilar el hacha
Miér 12 Jul 2017, 20:20 por Selina

» El Problema
Miér 12 Jul 2017, 20:19 por Selina

» El elefante encadenado
Miér 12 Jul 2017, 20:13 por Selina

» El bambú japonés
Miér 12 Jul 2017, 20:12 por Selina

» En busca de la aguja perdida
Miér 12 Jul 2017, 20:10 por Selina

Los posteadores más activos del mes
eli
 
Anuky
 
Selina
 
Patito 58
 
ana maria
 
adeur2
 
sombrita
 
sebas
 
Abril
 
Mayka0011
 



el raton de campo y el raton de ciudad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

el raton de campo y el raton de ciudad

Mensaje por ana maria el Jue 12 Jun 2014, 19:50

El Raton de Campo y el Raton de Ciudad

Había una vez dos ratones: un ratón gordo, muy gordo, y un ratón flaco, pero muy flaco.
El ratón flaco vivía en una madriguera profunda, en el borde de un campo, cerca de un gran bosque. En verano podía comer todos los días hasta hartarse, porque en esa estación crecen plantas por todas partes. Pero cuando venía el invierno, le costaba mucho conseguir su comida diaria: las raíces estaban cubiertas por la nieve y ya no había papas. Las zanahorias y los rabanitos, si todavía quedaban algunos, eran difíciles de encontrar. El pobre ratoncito se volvía muy delgado, tan delgado que daba pena.

El ratón gordo, en cambio, vivía muy bien. Tenía su madriguera en un rincón del armario de la cocina, en una casa de la ciudad. El ratón grande salía todos los días de su agujero y revolvía todo. Se metía en los cajones, dentro del horno, subía a los armarios y... siempre, siempre encontraba alguna cosa para comer. Hoy un trozo de queso, mañana un terrón de azúcar, un poco de manteca o alguna corteza de pan. Y así el ratón gordo estaba siempre rechoncho y reluciente.

Pero como el lugar de los ratones no es precisamente el armario de la cocina, cuando la dueña de casa lo veía, lo perseguía a escobazos por todas partes o, peor aún, el mismísimo gato era quien lo quería atrapar para comérselo.

El ratón tenía que andar con mucho cuidado y vigilar continuamente, muerto de miedo, por si alguien lo veía o lo oía.

Un día, el ratón gordo salió de su casa, y se fue a pasear por las afueras de la ciudad.

¡Nunca había ido tan lejos!

Empezaba a tener miedo y pensaba que se había perdido, cuando se encontró ante la casa del ratoncito del campo.

—Buenos días, ratón —dijo al verlo—.

Te veo muy delgado y menudito.

¿Es posible que encuentres comida por estos campos?

¿Por qué no vienes a mi casa? Ya verás qué bien se está allí y qué comilona tendremos.

—¿Estás seguro? — desconfió el ratoncito del campo.

—¡Huy, ya lo creo! Hoy en casa comían pollo, y seguro que encontraremos montones de huesitos.

—¿De veras? ¡Entonces vamos en seguida! — dijo el ratón flaco.

Los dos ratones, tomados de la mano, corrieron hacia la ciudad, llegaron a la casa, se metieron en la cocina y ¡pum! de un salto subieron a la mesa.

—¡Qué cantidad de cosas ricas! —dijo el ratón pequeño.

Nunca, nunca había visto tantas golosinas juntas.

Los ratones corrieron de aquí para allí, por encima del mantel, metiendo el hocico en tazas y platos.

¡Crec, crec, crec! Aquí royeron un hueso.

¡Crec, crec, crec! Allá se comieron el queso.

¡Crec, crec, crec! Se metieron en el azucarero.

Sólo se veían las colitas, moviéndose de un lado a otro.

De pronto, allí, muy cerca, se oyó un ruido:

Trip, trap, trip, trap.

—¿Qué es eso? —preguntó el ratón pequeño en voz baja.

—Debe ser la señora que viene con la escoba—contestó el ratón gordo, asustado.

Trip, trap...

Los dos ratones se pararon en seco; uno tenía un poco de queso entre los dientes y el otro los bigotes llenos de azúcar. No se atrevían ni a respirar.

¡Patrip, patrap, patrip, patrap!

Ahora el ruido se oyó más fuerte.  

—¡Huyamos, salvémonos! —dijo el ratón gordo—.

¡Corre, rápido a la madriguera!

Y los dos ratones, ¡pum!, saltaron al suelo y, veloces como el viento, se metieron en la madriguera. Muy asustados, temblando de pies a cabeza, se abrazaron...

Pasó un rato. Ya no se oía nada. El ratón gordo salió del armario. Miró a todas partes. ¡Nada, no había nadie!

—Corre, ratoncito —dijo—. Ya podemos volver.

Pero el ratoncito delgado contestó:

—No, no quiero. Prefiero volver a mis campos. Allí nadie me estorba cuando como. No hay amas de casa, ni gatos que me quieran cazar. ¿Por qué no vienes a vivir conmigo, ratón gordo?

Y el ratón flaco volvió a su madriguera, que se abría al borde de un campo y cerca de un gran bosque... y nunca, nunca más volvió a una cocina de ciudad.

FUENTE. www.cuentosparaniños.com  
avatar
ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 41876
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.