SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Junio 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Libros Antiguos
Vie 23 Jun 2017, 14:48 por ana maria

» Regalitos Navideños
Vie 23 Jun 2017, 14:34 por ana maria

» Michi con Canasta de Nomeolvides
Jue 22 Jun 2017, 14:26 por ana maria

» Juntando Guindas
Jue 22 Jun 2017, 12:57 por ana maria

» Gato Romanticon
Jue 15 Jun 2017, 16:50 por ana maria

» Mermelada de Manzanas
Mar 13 Jun 2017, 14:04 por ana maria

» Hada Azul
Dom 11 Jun 2017, 13:43 por ana maria

» Sirena con Flores
Miér 07 Jun 2017, 14:47 por ana maria

» Luna,Lunera, Cascabelera ve y dile a mi Amorcito por Dios que me Quiera ....
Miér 07 Jun 2017, 14:12 por ana maria

» Amapolas
Dom 04 Jun 2017, 15:53 por ana maria

Los posteadores más activos del mes
eli
 
Anuky
 
Patito 58
 
ana maria
 
Selina
 
sombrita
 
adeur2
 
Mayka0011
 
jotablasco
 
Abril
 



El hada de los deseos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El hada de los deseos

Mensaje por Selina el Jue 12 Jun 2014, 20:51

El hada de los deseos


La pequeña Margarita estaba sentada junto al arroyuelo debajo de una florida mata de saúco. Las vacaciones, el verano, el resplandor del sol y el libro de cuentos sobre el regazo: esto constituía todo su paraíso. Pero allí, enfrente, en la casita, su madre tenía trabajo a manos llenas.

Margarita contemplaba las luminosas olas, y soñaba. De repente exclamó en voz alta:

-¡Oh, yo desearía ser el hada de los deseos! Poder decir: "Madre, ¿qué quieres tú? ¡Madre dime tus deseos! Todo lo tendrás tú." ¡Sería maravilloso!

-¡Así sea! -dijo una voz a sus espaldas.

¿Había descendido el hada del libro de cuentos? Por su aspecto, no lo parecía ciertamente. No llevaba ningún vestido tejido de rayos de sol, ni tampoco ninguna diadema en los cabellos, pero sí dos ojos llenos de bondad, aunque, claro está, un hada puede adoptar toda clase de figuras. Esta vez se parecía, sin embargo, a la anciana mujer del mensajero, con su tosca falda de lana gris. Llevaba un pesado cesto del brazo y dijo, sonriendo a la niña, al alejarse:

-Tú eres ya un hada de los deseos. Lo que ocurre es tan sólo que no has probado nunca, hasta ahora, tu poder. ¡Ve hacia tu madre! Tú puedes convertir en realidad todos sus deseos.

La pequeña Margarita la contempló asombrada. ¿No sería un sueño? Alargó los brazos, miró hacia la radiante luz del sol y exhaló luego un profundo suspiro. Después se apresuró, a grandes saltos, por el sendero de la pradera, al encuentro de su madre.

-¡Madrecita! ¿Tienes tú algún deseo?

-¡Oh, sí! Ve corriendo hasta la aldea y compra sal para la sopa.



avatar
Selina
♕-Infanta

Mensajes : 26039
Inscripción : 12/11/2013
Localización Localización : Málaga

Volver arriba Ir abajo

Re: El hada de los deseos

Mensaje por Selina el Jue 12 Jun 2014, 20:51

La niña se rió y voló montaña abajo. ¡Cuán maravilloso era poder convertir en realidad los deseos!

-¡Madrecita, desea otra cosa! -rogó Margarita a su regreso.

-Si alguien me pusiera la mesa, estaría yo muy contenta.

Se rió de nuevo la chiquilla. Mantel y cubiertos fueron rápidamente colocados, sin olvidar tampoco los vasos ni el cestito del pan, y todo le salía tan ligero de la mano como es propio de una deliciosa hada de los deseos.

-¡Y ahora, el tercer deseo, madrecita!

-Niña, que no hables siempre tanto durante la comida. Papá necesita un poco de tranquilidad en las vacaciones.

-¡Sea! -dijo Margarita sonriendo a la madre-. Y así fue: durante la comida no pronunció una sola palabra, si no era preguntada.

-¿Qué le ocurre a nuestra Margarita? Está completamente cambiada -se admiró el padre.

-Soy el hada de los deseos -gritó, jubilosa, la niña-, y desde ahora realizaré siempre los deseos de mi madrecita.

Entonces la madre, llena de alegría, juntó las manos. Miró a su hija como si la viera por primera vez. Margarita estaba junto a la ventana y los rayos solares resplandecían sobre la blonda cabellera. Toda la muchacha resplandecía. Parecía verdaderamente una pequeña hada, por lo que la madre exclamó:


avatar
Selina
♕-Infanta

Mensajes : 26039
Inscripción : 12/11/2013
Localización Localización : Málaga

Volver arriba Ir abajo

Re: El hada de los deseos

Mensaje por Selina el Jue 12 Jun 2014, 20:52

-¡Cuán grande es mi suerte!

El patín de ruedas
Cuento Anónimo
Si se te ha metido algo en la cabeza, puedes empezar a sacártelo -le dijo una pobre viuda a su hijita.

En efecto, a la niña se le había antojado tener patines, y era imposible apartarla de esta idea.

-Zapatos nuevos necesitarías tú -le dijo la madre-, y yo también. ¡Fíjate!

Su madre levantó el pie izquierdo. El aire entraba por donde hubiera debido estar la suela.

-Pues yo quiero tener patines y los tendré -se obstinó la chiquilla-. ¡Los tendré, los tendré y los tendré!

¡Oh!, ¡la muchacha hubiera seguido aún diciendo una y otra vez: "¡Los tendré, los tendré!", pero la madre puso fin a la discusión con un bofetón y añadió:

-Pero yo no los tengo.

Y, diciendo esto, cogió la canasta de lavar y se dirigió a casa de una de sus clientes. La muchacha la siguió con la mirada. Contempló los agujeros de sus zapatos, completamente rotos, y murmuró: "Mi madre tiene razón. Pero yo he de tener unos patines, de lo contrario, no estaré tranquila".



avatar
Selina
♕-Infanta

Mensajes : 26039
Inscripción : 12/11/2013
Localización Localización : Málaga

Volver arriba Ir abajo

Re: El hada de los deseos

Mensaje por Selina el Jue 12 Jun 2014, 20:52

Inmediatamente empezó a barrer, ligera, la habitación. La escoba se deslizaba por todos los rincones, y el polvo se arremolinaba hacia fuera, por la puerta. La muchacha sabía hacer las cosas bien. Presta como un relámpago, lo iba limpiando y arreglando todo. Y, mientras trabajaba, iba cantando: "¡Rueda, rueda, rueda!", y sus pensamientos vagaban de nuevo con los patines.

De pronto, tropezó la escoba con un cuerpo duro, que sonó alegremente y se movió rodando. La muchacha se inclinó ligera y levantó un patín del suelo.

No se asombró mucho por ello. Preguntó solamente al pequeño patín:

-¿Dónde está tu compañero?

-Estoy solo. Me he escapado. Me he disgustado con mi compañero y nunca más regresaré a su lado.

-¿Por qué pelearon?

-Porque no quiso reconocer que yo soy más listo que él.

-Quiero creerlo, patincito; ¡pero primero demuéstrame tu listeza!

-¡Sube, y sabrás quién soy yo! Yo no necesito al otro. Yo puedo correr solo. Di ¡hopp!, y echaré a correr, sin que me des impulso, y no me pararé hasta que tú digas ¡alto!

-¡Maravilloso! -exclamó la muchacha. Lanzó la escoba a un lado, puso el pie derecho sobre el patín y se sujetó presurosa las correas.


avatar
Selina
♕-Infanta

Mensajes : 26039
Inscripción : 12/11/2013
Localización Localización : Málaga

Volver arriba Ir abajo

Re: El hada de los deseos

Mensaje por Selina el Jue 12 Jun 2014, 20:53

-¡Hopp! -gritó alegremente.

Entonces echó a rodar el zapato, de forma que la falda y el delantal revoloteaban al aire. El pie izquierdo oscilaba en el aire, y toda la gente se apartaba a un lado, para no verse atropellada. La chiquilla no podía oír ni ver nada. Las casas y los árboles pasaban volando por su lado. Un río, un lago, un valle, unas montañas..., todo venía y volvía al alejarse. Y el viento silbaba en sus oídos. El corazón de la muchacha gritaba de júbilo. Pero, finalmente, tuvo ya bastante de correr, y, además, sentía hambre.

-¡Párate! -gritó; pero el patín seguía rodando-. ¡Detente! -gritó la chiquilla, en vano-. ¿Quieres detenerte, estúpido patín? -increpó furiosa.

Pero el patín seguía tranquilamente adelante, pues la muchacha había olvidado la palabra que le había señalado el patín para parar. No tenía más remedio que seguir corriendo, corriendo, sin cesar, sin poderse ya detener.

-¡Ya te enseñaré yo quién manda aquí! -gritó la muchacha, indignada, y trató de agarrarse al cercado de un jardín, para detenerse. Pero no se hizo más que un rasguño en los dedos, al cogerse a una estaca, que quedó arrancada.

Entonces intentó agarrarse a un arbolillo; pero quedó arrancado de cuajo, con las raíces flotando como hierba. Y mientras el arbolillo yacía en el suelo, la muchacha seguía corriendo. Ahora se decidió a suplicar.

-¡Querido patín! ¡Déjame descansar! Ya tengo bastante por hoy.

Pero el patín parecía no oír nada. Entonces comenzó a llorar a lágrima viva, y así entró en la gran ciudad.


avatar
Selina
♕-Infanta

Mensajes : 26039
Inscripción : 12/11/2013
Localización Localización : Málaga

Volver arriba Ir abajo

Re: El hada de los deseos

Mensaje por Selina el Jue 12 Jun 2014, 20:53

En todas las ventanas ondeaban banderas. A ambos lados de la calle había mucha gente, que esperaba al rey. En aquel momento se acercó una carroza dorada, tirada por seis caballos blancos. El rey, sin embargo, era un hombre desgraciado que tenía los pies inválidos. Saludaba amablemente a todos lados, y podía comprender que su pueblo le amaba.

Cuando la muchacha se acercó gritando de manera salvaje, levantó el rey tranquilo la mano y dijo:

-¡Alto!

En el mismo instante se detuvo el patín, y la muchacha respiró profundamente.

-¡Gracias, señor rey! -gritó muy emocionada, y se inclinó ante la dorada carroza.

-¿De dónde vienes tú, muchacha desconocida? -preguntó el rey.

-He viajado sobre este patín a través de todo el país. Y hubiera tenido que correr tal vez por toda la eternidad, si usted, bondadoso señor rey, no hubiera pronunciado la palabra oportuna para detener al patín.

-¿Qué palabra? -preguntó el rey, asombrado.

-¡Alto! -dijo la muchacha.



avatar
Selina
♕-Infanta

Mensajes : 26039
Inscripción : 12/11/2013
Localización Localización : Málaga

Volver arriba Ir abajo

Re: El hada de los deseos

Mensaje por Selina el Jue 12 Jun 2014, 20:53

Entonces sonrió el rey.

-¡Sube, niña desconocida, con tu extraordinario patín! En mi palacio me lo explicarás todo.

Una vez hubo escuchado el rey la extraordinaria historia del patín, dijo a la niña:

-Ahora tienes que comer hasta hartarte. Luego podrás regresar de nuevo con el patín a tu casa.

-No -replicó la muchacha con gran terror-. Aun cuando hubiera de caminar siete semanas, iré a pie. De patines no quiero saber nada más en toda mi vida.

-Entonces te cambio el extraordinario patín por un par de buenos zapatos.

-¡De todo corazón, señor rey! -exclamó la muchacha alegremente. Pero de repente vaciló: -Si me lo permitiera, desearía suplicar al señor rey que ese par de zapatos fueran para mi madre. Yo puedo ir muy bien descalza.

El rey hizo una señal a un criado. Éste trajo después de la comida un magnífico cofre en el que había zapatos de mujer y de niña, de piel fuerte y fina, e incluso había también zapatillas. Después que la muchacha lo hubo admirado y agradecido bastante, llevó el criado el cofre a una carroza. En ella fue conducida la muchacha a su casa.

La felicidad que experimentó la madre al tener de nuevo a su lado a su querida hija no se puede describir.


avatar
Selina
♕-Infanta

Mensajes : 26039
Inscripción : 12/11/2013
Localización Localización : Málaga

Volver arriba Ir abajo

Re: El hada de los deseos

Mensaje por Selina el Jue 12 Jun 2014, 20:54

Pero también el rey era feliz. Cuando se hubo colocado el patín maravilloso, pudo correr con sus pies inválidos por sí solo, sin ayuda de criados. No tenía más que decir ¡hopp!, y emprendía veloz carrera. No tenía más que decir ¡Alto!, y se detenía obediente el patín.

Cuando alguien no era fiel en el país, se presentaba de repente el rey allí, y el infiel tenía que avergonzarse. Pero, los que le servían con fidelidad podían alegrarse. El rey veía su fidelidad y procuraba en todo caso recompensarlos.

Pronto reinó tal orden en el país, que todo el mundo habló de ello.

Entonces se olvidó el rey de sus pies inválidos y se sintió el hombre más feliz de toda la redondez de la tierra. ¡Gracias sean dadas al patín de ruedas!




avatar
Selina
♕-Infanta

Mensajes : 26039
Inscripción : 12/11/2013
Localización Localización : Málaga

Volver arriba Ir abajo

Re: El hada de los deseos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.