SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Febrero 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728     

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Faro con Luz
Ayer a las 21:49 por ana maria

» La Guardiana
Ayer a las 21:32 por ana maria

» Mis Saludos Diarios
Dom 26 Feb 2017, 00:41 por Patito 58

» Ocaso del Dia
Sáb 25 Feb 2017, 11:16 por ana maria

» Gris-Color
Sáb 25 Feb 2017, 11:05 por ana maria

» El niño ángel
Jue 23 Feb 2017, 20:23 por Selina

»  El oficio de autor
Jue 23 Feb 2017, 20:22 por Selina

» El país de las hadas
Jue 23 Feb 2017, 20:20 por Selina

» El principio
Jue 23 Feb 2017, 20:19 por Selina

» Fantasia de Niños
Miér 22 Feb 2017, 12:22 por ana maria



Cuentos del Sapo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuentos del Sapo

Mensaje por ana maria el Dom 15 Jun 2014, 18:15

Cuentos del Sapo

Érase una vez un rapazuelo a quien su madre le daba, cada tarde, una taza de leche y un bollo de pan, y con ellos se iba el niño a la era. En cuanto empezaba a merendar acudía un sapo, que salía de una rendija de la pared, y, metiendo la cabecita en la taza, merendaba con él.

El pequeño se gozaba mucho con su compañía, y, una vez sentado con su tacita, si el sapo no acudía en seguida, le llamaba: "Sapo, sapo, ven ligero; ven y serás el primero.
Te daré migajitas en leche empapaditas." Entonces acudía corriendo el sapo, merendaba de buena gana y mostraba su agradecimiento trayendo al niño, de su secreto tesoro, toda clase de bellas cosas, como piedras brillantes, perlas y juguetes de oro.

Se limitaba a beberse la leche, y dejaba el pan, por lo que un día el pequeño, dándole un ligero golpecito en la cabeza con la cucharilla, le dijo: - ¡Cómete también el pan!

La madre, que estaba en la cocina, al oír que su hijo hablaba con alguien y viendo que golpeaba al sapo con la cucharilla, corrió al patio con un tarugo de leña y mató al pobre animalito.

A partir de entonces empezó a producirse en el niño un gran cambio.

Mientras el sapo había comido con él, el muchacho creció sano y robusto; pero desde la muerte del sapo, sus mejillas perdieron su color rosado y empezó a adelgazar a ojos vistas.

Poco después comenzó a dejar oír su grito, por la noche, el ave que anuncia la muerte; el petirrojo se puso a recoger ramillas y hojas para una corona fúnebre, y al cabo de unos días, el niño yacía en un ataúd. II Una niña huerfanita se hallaba un día sentada junto a la muralla de la ciudad, cuando vio que un sapo salía de una rendija que había al pie del muro.

ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 40727
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : BUENOS AIRES- ARGENTINA
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Cuentos del Sapo

Mensaje por ana maria el Dom 15 Jun 2014, 18:17

Apresuróse a extender a su lado un pañuelo de seda azul, que llevaba alrededor del cuello, sabiendo que a los sapos les gustan mucho esta clase de pañuelos y que sólo a ellos acuden.

No bien lo descubrió el animal, volvióse, y, al poco rato, apareció de nuevo con una coronita de oro y, depositándola sobre la tela, retiróse otra vez.

La niña levantó la centelleante corona, que estaba hecha de una delicada trama de oro.

Poco después asomó nuevamente el sapo, y, al no ver la corona, fue tal su pesadumbre que, arrastrándose hasta la pared, empezó a darse cabezazos contra ella hasta que cayó muerto.

Si la niña no hubiese tocado la corona, seguramente el sapo le habría traído muchos más tesoros de los que guardaba en su agujero.

III Grita el sapo: - ¡Hu-hu, hu-hu! Dice el niño: - ¡Ven acá! Sale el sapo, y el niño le pregunta por su hermanita: - ¿No has visto a Medias Coloraditas? Dice el sapo: - No, yo no, ¿y tú? ¡Hu-hu, hu-hu, hu-hu!
fuente: cuentosinfantilesadormir.com

ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 40727
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : BUENOS AIRES- ARGENTINA
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.