SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Foros de Trabajos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Febrero 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728    

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Iglesias con Mascara
Lun 12 Feb 2018, 11:52 por ana maria

» Mis Utiles Preferidos
Mar 06 Feb 2018, 11:16 por ana maria

» Mirando por la Ventana
Mar 06 Feb 2018, 11:03 por ana maria

» Papel Carta Antiguo
Dom 04 Feb 2018, 14:15 por ana maria

» Es la Unica Color Ciclamen
Vie 19 Ene 2018, 20:47 por ana maria

» Yo, el Lobo con Frase
Jue 11 Ene 2018, 01:41 por ana maria

» Con Fondo de Flores
Lun 08 Ene 2018, 12:06 por ana maria

» Linda Navidad Ho Ho Ho !!
Vie 15 Dic 2017, 21:25 por ana maria

» Agua que no has de Beber Dejala Correr ......
Mar 12 Dic 2017, 22:01 por ana maria

» Hada Azul de Nerja
Lun 11 Dic 2017, 13:12 por ana maria

Los posteadores más activos del mes
Anuky
 
eli
 
ana maria
 
Selina
 
adeur2
 
Abril
 
Mayka0011
 
YARA
 
PrincessRapunzelCouffaine
 
sebas
 



Todos tenemos un muerto en el placard

Ir abajo

Todos tenemos un muerto en el placard

Mensaje por ana maria el Jue 10 Oct 2013, 23:39

todos tenemos  un muerto en el placard  







Mariana es mi prima. Una mujer especial. Sus grandes ojos oscuros parecen abarcar hasta los mínimos detalles.
Es prima y amiga. 
Mujer en la cuál confío mis secretos, nos buscamos para compartir las penas y las alegrías.
Eso siempre lo creí así.
Pero no es ni fue así.
Yo le manifiesto mis debilidades, mis dudas, mis conclusiones.
Ella escucha, opina, calla, pero últimamente no me cuenta sus intimidades.
Algo le pasa. Algo le está pasando y no lo dice.
Todas las tardes, al salir del trabajo pasaba por casa y entre mate y mate nos persuadíamos que nuestras vidas estaban moldeadas de cal y arena, porque un día algo bueno nos sorprendía y al otro día se nos derrumbaban los castillos que sobre el aire construíamos.
Éramos felices.
Bordábamos con estrellas las trasnochadas salidas de verano o inventábamos crucigramas de ilusiones cuando el frío del invierno obstruía algún proyecto.
Éramos.
Ella cambió.
Su mirada está perdida y cuando yo fijo mis ojos en los de ella buscando una respuesta, no la encuentro… y cuando vuelvo a preguntar, me abraza fuertemente cuyo afecto rompe cualquier espacio y se aleja sonriendo, con un…”todo bien”… “no te preocupes”.
Permutó las horas de paseo por Misa de las 20 hs.
Mariana había superado un problema de salud que la desgastó físicamente, pero su fuerza interior y la voluntad de hierro hicieron que saliera airosa del difícil trance. Actitud de vida, decía. Y fue así.
Esta es la razón por la que entendí su decisión, pensando siempre que asistir a la Iglesia era una forma de reintegrar a sus creencias, lo que sus creencias le habían concedido.
Pasó el tiempo…
Rejuveneció varios años y se volvió adicta a los mensajes telefónicos que permanentemente recibía. Creo que muchas veces se tornaba peligroso responder la demanda que le exigía dar alguna explicación. Nos dimos cuenta que estaba viviendo un amor desenfrenado y alegamos que un señor viudo, el vecino de enfrente, la enamoró e inventamos leyendas secretas. Ambos asistían, coincidentemente a la Misa, a la misma hora… elaborando cuestiones interiores aducía mi prima.
Un día me topé con el vecino y al saludarlo le guiñé un ojo, en complicidad absoluta del romance que pensé, enarbolaba sentimientos con Mariana.
Juan (el vecino) se quedó absorto ante mi reacción y diplomáticamente me explicó que lo perdonara. ¿Perdonar por que?...
Volví a mirarlo y él cariñosamente me dijo que no tenía intención de devolverme ese guiñe porque el recuerdo de su mujer estaba latente en cada suspiro, en cada paso, en cada rincón de su casa… Sentí una vergüenza sistémica que cortó mi respiración y el color rojo se adueño de mis mejillas, de mi mente, de mi ser. ¡Metí la pata! …especulé…
¡No entendió mi mensaje!
¡Todo mal! ¡Qué garrón! Sí, por metida…
Le expliqué… intenté explicarle nuevamente cuya respuesta fue un “está bien muchacha”… y se marchó salpicando sus zapatos con las gotitas de la lluvia que comenzaban a caer en la ciudad.
¡Esto me pasa por entrometerme en lo que no me compete pensé!
¡Me pasa por querer ayudar a quién no me lo pide!
…….
Llegó el domingo de Pascua y fuimos todos al Santuario. 
Impactada y absorta en la figura de un hombre que se dirigía a los fieles, presencié el espectáculo más bonito de los últimos tiempos. Morocho, ojos verdes y su voz tan varonil hacía que nadie se distrajera y así… sin poder creer lo que veía, escuché todo el sermón. ¡Cosa rara en mí! porque siempre me aburrieron los discursos de los curas que se explayaban en cotidianidades no vivenciadas. 
Mariana se mantuvo inquieta, movía sus manos y se arreglaba el cabello. Nada llamó mi atención. ¡A ella también la impactó! Por las dudas nada dije, pero ese señor daba vueltas en mi cabeza una y otra vez. ¡Un cura lindo! ¡Un hombre! Sí, un hombre inteligente, culto y además vital y seductor.
……
Llegaron mis vacaciones y me ausenté por unos días de mi casa de mi prima, del cura y de la rutina. Todo pasó a segundo lugar.
…….
Regresé y el pueblo tenía novedades.
Susurraban…
Murmuraban…
El cura se había ido a otro lugar y nadie sabía su paradero. Se llevó consigo nuestras miradas y nuestros deseos, nuestras fantasías…
Mi prima también… también emigró en busca de nuevos horizontes.
Esa tarde caminé y caminé hasta que me dolieron los pies y las intrigas… más las intrigas que los pies.
Y deduje con claridad en mis pensamientos…
¡Todos tenemos un muerto en el placard!
avatar
ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 44071
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.