SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Batata con Frase
Ayer a las 23:21 por ana maria

» Tomates con Frase
Sáb 19 Ago 2017, 15:00 por ana maria

» Princesa del Mar
Sáb 19 Ago 2017, 14:32 por ana maria

» Lobos de Arga, pueblo gallego con una maldicion sus moradores se convierten en lobos cada cien años
Sáb 19 Ago 2017, 14:19 por ana maria

» Zorro Poetico
Jue 17 Ago 2017, 14:53 por ana maria

» Modelo de Pasarella
Jue 17 Ago 2017, 14:32 por ana maria

» Muchacho en Bordo
Miér 09 Ago 2017, 18:20 por ana maria

» Pajarito con Frase 2
Mar 08 Ago 2017, 12:28 por ana maria

» El Mar y El
Mar 08 Ago 2017, 12:00 por ana maria

» Emergiendo de las Aguas
Sáb 05 Ago 2017, 13:37 por ana maria

Los posteadores más activos del mes
eli
 
Anuky
 
Selina
 
ana maria
 
Patito 58
 
adeur2
 
sombrita
 
Mayka0011
 
sebas
 



La palabra

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La palabra

Mensaje por ana maria el Dom 29 Sep 2013, 14:24


LA PALABRA





Mohamed es un joven nómade que vive en el desierto. Tiene 19 años. No sabe leer ni escribir. Habla perfectamente inglés, alemán y español.
Sus idiomas son el árabe y francés.
Cuando el sol se escondía para reposar, Mohamed, junto a sus dos hermanos y dos amigos, regresaban a sus tiendas. Todos cansados. El astro para recuperar su luz y ellos también, porque a las 4 de la mañana vendrían a buscarnos para llegar a lo alto de las dunas y observar la salida del rey en el ancho y extenso paisaje del Sahara.
.¿Van con nosotros? Preguntó Mohamed.
.Por supuesto, le dijimos con Mary y Estella.
.¿Después nos compran artesanías?
.Si, claro que sí, respondimos al unísono.
Ellos siempre dudan. Nosotros también. Pero sus incertidumbres son diferentes, porque viven de lo que producen en forma manual y con escasos recursos. ¡coexisten con la nada!. La nada que nosotros tenemos. Una nada heterogénea conceptualmente.
.¡Palabra!. Para nosotros la palabra es lo que vale. Reafirmó Yamil, uno de los amigos e integrantes de este grupo, que extendiéndoos su mano rubricaban en el aire, lo que para muchos, es señal de asombro.
A la hora indicada, nos encontramos con ellos. No podíamos fallar. Y en este pacto recordé a mi viejo, a mi querido viejo, que muchas veces le fallaron en la venta de corderos y de lana. El creía en la palabra. La firma de papeles era secundaria y cuestión de las ciudades, decía una y otra vez.
Para nosotros mi papá “se quedaba en el tiempo”. En el tiempo de la llegada de los inmigrantes que sostenían, como Mohamed y los suyos, que el compromiso verbal sella la hombría y los preceptos.

Perdí la memoria de lo que pasó en el transcurso de diez minutos de caminata. ¡Tantas recordaciones! y la imagen viviente de mis ancestros se dibujaron en un muestrario de lágrimas que con diferentes matices, se escaparon de mis ojos sin pedir permiso. Todos me miraron... ¡no importó!... el lugar, el panorama exótico y el cansancio justificaron, sin decir, mi emoción y mi añoranza declarada.
Volví a la realidad y me contuve. Dominé mis brazos. Mis brazos anhelaban sostener esos momentos para que no terminen, para que no expiren, porque son únicos y no se repiten.
Lamentablemente...
Escuché la vehemencia de los jóvenes en explicar su condición de nómades, el orgullo de contar sus múltiples traslados de un oasis a otro buscando renovadas perspectivas, del afecto de sus familias, de Alá que es Supremo y rige el universo, de los principios y valores...
Y con mis compañeras de viaje nos dijimos ¡miren si les hubiésemos fallado!, ¡si nos hubiésemos ido con otro grupo! Y dándonos una palmadita en la espalda, continuamos caminando con un sabor placentero de “haber cumplido con la palabra”.
“Ese gusto que queda en la boca cuando se ratifica el mandato que desde la cuna, nuestros padres nos regalan al nacer”.


Última edición por ana maria el Dom 01 Jun 2014, 14:32, editado 2 veces
avatar
ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 42195
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.