SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Enero 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Pergamino Nevado
Hoy a las 8:51 am por ana maria

» Rojo y Negro
Hoy a las 8:05 am por ana maria

» Frases sobre Dinero
Ayer a las 6:38 pm por Selina

» Musical
Ayer a las 8:03 am por Julian el angelito

» Violin
Ayer a las 7:58 am por Julian el angelito

» Frases sobe Literatura
Vie Ene 20, 2017 6:28 pm por Selina

» Tarjeta azul destellos
Vie Ene 20, 2017 12:08 pm por eli

» Vigia de Alta Mar
Vie Ene 20, 2017 10:08 am por ana maria

» Bendito Verano
Vie Ene 20, 2017 10:00 am por ana maria

» Mis Niñas Eli,Sunsi y Ana de Compras
Vie Ene 20, 2017 9:43 am por ana maria

Los posteadores más activos del mes
eli
 
Selina
 
Anuky
 
sunsi-julian
 
Patito 58
 
ana maria
 
Julian el angelito
 
adeur2
 
Ana teresa
 
Abril
 



La Pasteleria

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Pasteleria

Mensaje por ana maria el Vie Mayo 30, 2014 9:54 pm



La Pasteleria

Todos los días, a las cinco en punto, abría la pequeña puerta que daba al costado de la calle. Todos los días, a las cinco pasadas, encendía el horno y comenzaba su trabajo.

La pastelería no abría sino hasta las ocho treinta, pero el maestro pastelero tenía que amasar y preparar sus dulces, debían estar tibios y humeantes para sus primeros clientes.

Se servía un té, que indefectiblemente se enfriaba en el fragor de su tarea, pero que tomaba igual al cabo de unas horas.

Allí comenzaba la magia, luego de las cinco, todo era posible. Una tosca masa de levadura se transformaba en un almohadón suave, redondo y tibio. El chocolate adquiría formas inesperadas. Las medialunas se tomaban de las manos y, hermosamente estibadas, esperaban, de manera ordenada,  ser introducidas en el horno, no sin antes darse un dulce baño de almíbar.

Los muffins eran decorados con pirotines y cubiertos de una crema que, además, los vestía de gala con granas de todos colores.

Pasadas las cinco, la magia comenzaba, y la soledad ya no se sentía.

El maestro pastelero no tenía familia, pocos amigos, pero sí muchos clientes. Era viudo y no había tenido hijos. Daba entonces a sus cremas, pasteles y panes un trato que iba mucho más allá de colocarlos en el horno y prepararlos con dedicación.

La pastelería era su vida. La adornaba, la limpiaba y ordenaba. Pasaba noches enteras pensando nuevas recetas o alguna innovación en las ya consagradas. Moños y envoltorios que diesen la terminación que cada pequeña obra de arte merecía.

Cierto día, se dio cuenta de que eran las seis y no había encendido el horno “¡Caramba, qué descuido!” pensó, pero, al día siguiente, notó que el fino trazo de la manga ya no era tan exacto y preciso como siempre.

A la semana siguiente, olvidó los muffins en el horno y empezó a preocuparse.

Sin embargo, no fue hasta una mañana en que se quedó dormido y no abrió la pequeña puerta que daba al costado de la calle a la cinco en punto, en que descubrió lo que ocurría.

Estaba cansando y se sentía viejo.  Su amor por ese negocio no había mermado en absoluto, pero sí sus fuerzas. Era hora de delegar. Era tiempo de enseñar el oficio a otras manos jóvenes y ágiles que pudieran continuar con su tarea.

No quería, no podía. Dejar sus masas en manos de otra persona era algo impensado. Permitir que otros ayudasen a que las medialunas se tomasen de la mano y brillasen como reinas no era algo que el maestro pastelero se hubiese planteado jamás.

Pero  el tiempo no consulta nuestra voluntad y muchas veces −no todas− decide por nosotros.

Pensó en cerrar la pastelería, lo cual era igual que morir en vida y no estaba dispuesto a morir, no todavía.

Fue entonces cuando colocó en la vidriera un cartel que decía “Se necesita aprendiz”. No le gustó como quedaba en medio de los budines y bombones. Le pareció que ese cartel era un intruso en la intimidad de esa vidriera que solo él armaba con infinito amor.

No iba a ser sencillo encontrar al joven que pudiese aprender todo lo que él sabía; más difícil aún sería encontrar a alguien que le diera el mismo sentido, la misma dedicación y el mismo amor que él entregaba a cada producto manufacturado.

“No tiene buen pulso”, opinó del primero. “Sus manos son ásperas, no amasará con delicadeza”, pensó del segundo. “Es ansioso, sacará las cosas del horno antes de tiempo”, dijo del tercero y con el último muchacho se quedó.

No fueron sus manos ni su pulso los que le hicieron tomar la decisión, sino su mirada. El joven miraba la pastelería con un dejo de éxtasis y fascinación. Observaba los panes y los bombones como obras de arte y tomó un muffin con la misma delicadeza con que se sostiene a un recién nacido en brazos. “Es él”, confirmó.

Pasadas las cinco del día siguiente, emprendió el entrenamiento. A las cinco en punto del otro día, abrieron juntos la pequeña puerta y, a las ocho treinta, levantaron ambos la persiana de ese mundo de levadura y azúcar que hacía un poco menos dolorosa la vida de muchos.

En ese pequeño gesto de levantar la persiana con el joven, el pastelero se dio cuenta de que había sido acertada la decisión de contratar un ayudante. No había querido aceptar, hasta ese día, que ya le costaba mucho levantarla solo. Las persianas suelen ser como la vida, con los años, se ponen más pesadas o, mejor dicho, nuestras fuerzas disminuyen, y necesitamos otras manos que nos ayuden.

El joven aprendía con una velocidad impresionante y no sólo eso, con el tiempo, comenzó a crear sus propias recetas. Unas pocas correcciones debía hacerle el pastelero muy de vez en cuando.

─Haz repetido grana del mismo color en este muffin.

─Recuerda que la manga es como ciertas personas, requiere firmeza para ir derecho por la vida.

─Debes cuidar el baño María, al chocolate hay que tratarlo con dulzura y tranquilidad, como a las personas irascibles.

Una mañana, el pastelero se quedo muy dormido y salió apresurado de su casa, ya no podría abrir la pastelería en punto.

Cuando se acercaba a su negocio, el aroma le indicó que el joven había llegado a las cinco en punto, que el horno había sido encendido a las cinco pasadas y que todo había estado en orden a las ocho treinta cuando la persiana debió haberse levantado. Un té tibio lo estaba esperando, y respiró tranquilo.

El tiempo fue pasando, y el ayudante se convirtió en un experto. No sólo era un buen alumno, sino que, además, tenía eso que hay que tener muy dentro de uno para que las cosas salgan bien, amor mucho amor y orgullo.

Los años transcurrieron, y el joven dejó de ser tan joven, y el maestro pastelero dejó de sentirse viejo para ser viejo. Como en uno de esos trueques que la vida nos ofrece, los roles se intercambiaron.

Ahora era el muchacho quien corregía con infinito respeto el pulso tembloroso del maestro, quien recordaba la hora en que el horno debía prenderse y el tiempo de levado de cada pieza.

A las cinco en punto, el muchacho abría la pequeña puerta del costado de la calle, pasadas las cinco, encendía el horno y, ocho y treinta, levantaba la persiana, y el maestro lo acompañaba en esos rituales que tan suyos habían sido.

Un día el maestro enfermó y ya no pudo levantarse. No le molestaba morir. Lo que había sido su vida entera no moriría con él, había una persona que seguiría dándole sentido a ese mundo que con tanta pasión él había construido.

Tranquilo y feliz, como quien deposita el más hermoso legado en las manos de un hijo, el maestro murió.

Como el más respetuoso y amoroso de los homenajes, a las cinco en punto del día siguiente, el joven abrió la pequeña puerta del costado de la calle, pasadas las cinco, encendió el horno y, a las ocho y treinta, subió la persiana de la pastelería.

Se sirvió un té que también dejaría enfriar y comenzó a trabajar.


ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 40306
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : BUENOS AIRES- ARGENTINA
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.