SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Mayo 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Lobo y su Reina
Ayer a las 15:08 por ana maria

» Pensamiento de Nelson Mandela
Dom 21 Mayo 2017, 12:47 por ana maria

» Frases sobre el Futuro
Jue 18 Mayo 2017, 21:52 por Selina

» Cultivando en Otoño
Miér 17 Mayo 2017, 15:23 por ana maria

» Mama y Yo
Miér 17 Mayo 2017, 14:21 por ana maria

» Frases sobre la muerte
Dom 14 Mayo 2017, 22:31 por Selina

» Mujer-Poser-Dibujo-vectorial
Miér 03 Mayo 2017, 18:36 por eli

» Pascuas-Easter
Mar 02 Mayo 2017, 03:22 por eli

» Niñ@-Poser-Dibujos-Vectoriales
Mar 02 Mayo 2017, 02:55 por eli

» Frases sobre Sabiduría
Sáb 29 Abr 2017, 21:35 por Selina

Los posteadores más activos del mes
eli
 
Anuky
 
Selina
 
Patito 58
 
ana maria
 
adeur2
 
jotablasco
 
Abril
 
sunsi-julian
 
sombrita
 



Abrazame así

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Abrazame así

Mensaje por ana maria el Dom 01 Jun 2014, 13:22



Abrazame así

Todas las tardes, cuando el sol caía, mi abuelo cumplía el mismo ritual. Amorosamente, sacaba el polvo de cada disco de vinilo de su vasta colección. Primero los retiraba del estante donde dormían soñando con otras épocas. Luego extraía a cada uno de su caja y, como quien acaricia a un bebé, les pasaba una franela. Tardaba horas, pero no tenía apuro ninguno.

Cuando todos estaban relucientes y como para ir de fiesta, los volvía a acomodar uno por uno en sus estantes, todos prolijamente divididos por géneros musicales.
Sin embargo, había uno que, antes de volver a su hogar de madera, hacía lo que más le gustaba: sonar.

Mi abuelo colocaba ese disco en su viejo e impecable tocadiscos y, con suavidad extrema, llevaba la púa a danzar feliz sobre el vinilo que parecía sonreír.
El ritual era siempre el mismo, y siempre el mismo el tema que mi abuelo escuchaba.

Después de apoyar la púa en el disco, encendía su pipa, se servía un coñac y se sentaba en su sillón.

Mientras Mario Clavel cantaba, él cerraba sus ojos, y, estoy seguro, volvía a un punto de su historia.

Movía sus dedos siguiendo el ritmo, y una sonrisa algo melancólica se instalaba en su rostro.

Mi abuelo no estaba allí. Cada día, durante el tiempo que duraba ese bolero, se transportaba a otra época y a otro lugar, donde mi abuela lo esperaba.

Confieso que no entendía qué podía tener de entretenido escuchar, tarde a tarde, siempre la misma canción. Reconozco también que la letra de ese bolero me parecía muy fuera de moda, incluso cursi. Hasta que crecí, me enamoré, también me quedé solo y pude ponerme en la piel de mi abuelo.

“Abrázame así, que esta noche yo quiero sentir de tu pecho el inquieto latir cuando estás a mi lado.”

El bolero empezaba de esa manera, y lo que antes me resulta una ridiculez, tenía ahora otro significado.

Yo soy joven, y vendrán otros amores, pero ya mi abuela no regresará para mi abuelo. Él no volverá a sentir el latir de su corazón, y no compartirán más noches.
Yo sabía que mi abuelo necesitaba otra noche con mi abuela y que sentía que −de algún modo− escuchando el bolero y cerrando los ojos, la tendría.

“Acércate a mí, que esta noche vivamos los dos la más linda locura de amor.”
Y sí, la de ellos había sido una gran locura de amor que solo había terminado con la muerte de mi abuela, o ni siquiera con su partida.

Era conmovedor verlo cómo esperaba esa hora para sentarse en su sillón, parecía rejuvenecer, y en realidad era un poco así.

Imagino que cerrando sus ojos veía a ese hombre joven que había sido, tomando de la cintura a mi abuela, meciéndose al compás de la música, con una vida por delante. En ese recuerdo, el pasado se volvía presente, y, en ese instante mágico en que Mario Clavel cantaba, mi abuela volvía a sonreír, y él volvía a sentir la inmensidad de ese amor.

Una de esas tardes, me di cuenta de que su viejo tocadiscos, aunque impecable, no sonaba muy bien. Pensé entonces en darle una sorpresa y le compré un equipo de audio modesto, pero moderno y por supuesto un disco compacto de Mario Clavel que incluía el tema que mi abuelo siempre escuchaba.

Entusiasmado, le entregué el regalo esperando una reacción que jamás llegó.

─Gracias, hijo, no lo necesito. Cámbialo por algo que te sirva a ti.

En vano fue tratar de hacerle entender que el disco compacto sonaba mejor y que no estaría mal renovarse un poco.

─No quiero algo que suene a nuevo, quiero algo que suene igual a como lo escuchaba con tu abuela.

Entendí que poco importa la fidelidad del sonido cuando lo que se escucha no es un tema, sino el latir de un corazón, como decía el bolero.

Mi abuelo recuperaba en ese tema y en ese sonido toda una época de su vida, y, seguramente e igual que en el bolero, él volvía a contarle el más dulce secreto de amor a mi abuela. Un secreto que solo ellos podían escuchar y que se renovaba tarde a tarde, cuando Mario Clavel comenzaba a cantar.



Última edición por ana maria el Dom 01 Jun 2014, 13:26, editado 1 vez
avatar
ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 41151
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : CIUDAD DE BUENOS AIRES CAPITAL FEDERAL- ARGENTINA
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.