SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Junio 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Pajaritos con Frase
Ayer a las 16:06 por ana maria

» Libros Antiguos
Vie 23 Jun 2017, 14:48 por ana maria

» Regalitos Navideños
Vie 23 Jun 2017, 14:34 por ana maria

» Michi con Canasta de Nomeolvides
Jue 22 Jun 2017, 14:26 por ana maria

» Juntando Guindas
Jue 22 Jun 2017, 12:57 por ana maria

» Gato Romanticon
Jue 15 Jun 2017, 16:50 por ana maria

» Mermelada de Manzanas
Mar 13 Jun 2017, 14:04 por ana maria

» Hada Azul
Dom 11 Jun 2017, 13:43 por ana maria

» Sirena con Flores
Miér 07 Jun 2017, 14:47 por ana maria

» Luna,Lunera, Cascabelera ve y dile a mi Amorcito por Dios que me Quiera ....
Miér 07 Jun 2017, 14:12 por ana maria

Los posteadores más activos del mes
eli
 
Anuky
 
Patito 58
 
ana maria
 
Selina
 
sombrita
 
adeur2
 
Mayka0011
 
jotablasco
 
Abril
 



El bote

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El bote

Mensaje por ana maria el Dom 08 Jun 2014, 13:49

El bote


Él siempre supo que la amaba más de lo que ella a él. Ella jamás lo engañó. Podía ofrecerle un cariño grande, tal vez algo parecido al amor, pero no ese amor con mayúsculas que él tanto deseaba. A él no le importó. La amaba demasiado como para fijarse en “pequeñeces”, y ella se dejó querer.

Fueron sinceros desde el comienzo, y eso ayudó a que mantuvieran una hermosa relación. “¿Por qué está conmigo si bien sé que no soy el amor de su vida?”, se preguntó él más de una vez. Jamás encontró la respuesta y nunca se lo preguntó a ella, no fuese cosa que no supiese bien qué hacer con lo que ella le contestase.

Como fuera, estaban juntos hacía ya bastante tiempo. Tenían una linda familia y una vida armoniosa.

De todos modos, él siempre sintió que, en ese bote en el que ambos navegaban la vida, él remaba más y con más fuerza.

Sorteaba vientos y tempestades, y, en esos momentos ─los más difíciles─, él redoblaba su fuerza, y el bote no se hundió jamás. Nunca zozobraron porque su amor era tan grande que alcanzaba para llevar el bote a destino, más allá de las aguas furiosas y los vientos impiadosos de la vida.

¿Y ella? Ella se dejaba llevar. Disfrutaba de ese viaje en bote muchas veces como espectadora, muchas otras sabiendo que por algo ese era su lugar.
No todos los amores son iguales, tampoco todos expresamos el amor de la misma manera, ni remamos con la misma fuerza o entusiasmo.

Cierto día, las fuerzas de él se debilitaron, y algo parecido al cansancio lo invadió. Su amor no había mermado, pero ¡hacía tanto tiempo que sentía que remaba solo…! Los años pueden no hacer mella en el amor, pero sí en la energía y en la manera de encararlo.

Él comenzó a remar más despacito, tal vez por primera vez en su vida, y se preguntó si tanto esfuerzo puesto en ese bote había valido la pena.

Ella se dio cuenta de su lentitud, pero también se dio cuenta de que ese viaje calmo, que él le había ofrecido como vida, había sido maravilloso.

Entonces, supo que era su turno de remar, que él le había brindado felicidad y, sobre todo, un amor incondicional. Fue así que reafirmó que su lugar en la vida era con él y lo defendió.

Ahora el bote dependía de ella, y no zozobrarían tampoco esta vez.

Ella remó con todas sus fuerzas, y esta vez él se dejó llevar un poquito.

Ambos equilibraron sus fuerzas, ella remó más, él remó un poco menos, solo un poquito, y el bote, nunca, jamás navegó más tranquilo.

Él supo que sí había valido la pena remar solo hasta esa instancia, y ella corroboró que ese bote era su lugar en el mundo.

Porque no hay dos amores iguales, ni dos personas que lo demuestren de la misma manera, así como no hay dos botes que naveguen igual las aguas de la vida.
avatar
ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 41577
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.