SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Enero 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Frases sobe Literatura
Ayer a las 1:23 pm por Selina

» Frases sobre la Vida
Lun Ene 16, 2017 1:44 pm por Selina

» Vintage pensamientos
Lun Ene 16, 2017 1:57 am por sunsi-julian

» Teresa y Ana Maria de Compras en Paris
Sáb Ene 14, 2017 5:39 am por ana maria

» Hada en Cuadruplicada
Vie Ene 13, 2017 2:36 pm por ana maria

» Caballos
Vie Ene 13, 2017 2:20 pm por ana maria

» Frases sobre la Verdad
Vie Ene 13, 2017 1:26 pm por Selina

» Reina de Islandia
Vie Ene 13, 2017 5:29 am por ana maria

» Flores y Mariposas
Miér Ene 11, 2017 8:42 am por eli

» Flores y Lazos
Mar Ene 10, 2017 5:11 pm por eli

Los posteadores más activos del mes
eli
 
Selina
 
Anuky
 
sunsi-julian
 
Patito 58
 
ana maria
 
Julian el angelito
 
adeur2
 
Mayka0011
 
Abril
 



Una vela para Miguel

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una vela para Miguel

Mensaje por ana maria el Dom Jun 08, 2014 7:09 am

UNA VELA PARA MIGUEL

No conozco personalmente a Miguel, nunca lo he visto; sin embargo, no me hizo falta siquiera ver su rostro en una foto para estar cerca de él. Miguel es el esposo de una querida amiga, a quien no veo demasiado, pero a la que quiero mucho.

Mi amiga nos había contado que Miguel no andaba bien, que se estaba haciendo estudios y que ella estaba un poco preocupada. Estábamos pendientes de los resultados de esos estudios que cada vez eran peores.

Un día, triste por cierto, el fantasma que, suponíamos, rondaba a Miguel se manifestó en una realidad llamada leucemia.

Pasado el shock de la noticia recibida, las amigas de Alicia, la esposa de Miguel, y yo decidimos que algo debíamos hacer.

Hay momentos en los que uno quiere hacer mucho y puede hacer poco. Quiere estar, pero no puede, quiere solucionar, pero no tiene cómo.

Todas sabíamos que podíamos hacer algo más que acompañar a Alicia y estar a su disposición, sabíamos que podíamos rezar, queríamos rezar. La oración puede ser más fuerte que un remedio, un tratamiento, hasta más fuerte que un abrazo y una caricia.

Una mañana prendí una vela y recé por Miguel y por todos los enfermos del mundo. Mientras rezaba, miraba la hermosa luz que emanaba de su llama, pequeña pero hermosa y sentí algo especial. Esa luz tenue y brillante me invitaba a confiar, era el camino que mi oración tomaba para llegar hasta Dios y suplicarle que Miguel se curase.

Parece extraño que algo tan pequeño como la llama que emana de una vela pueda transmitir un sentimiento tan intenso. Sé que no es la llama en sí, sino lo que uno deposita en ella. Yo sentía que esa cálida lucecita llevaba mi oración hasta Dios y elegí esa forma de comunicarme.

Cada mañana prendía una vela y rezaba por Miguel, y cada mañana sentía que un milagro era posible. Una mañana sentí que, si sumaba más velas, más rezos, más pedidos y más esperanzas, el milagro se produciría antes.

La fuerza de la oración en conjunto es en sí un milagro. Con mis amigas resolvimos que esa sería nuestra forma de ayudar, de estar cerca de Alicia, sin dudas, más cerca que permaneciendo sentadas a su lado esperando que las horas pasaran y la pesadilla con ellas.

Así como tantas veces nos juntamos a tomar un café y compartir nuestras vidas, con lo malo y con lo bueno, nos unimos a través de la luz que emanaba de la velita que cada una de nosotras encendía cada día. Velas pequeñas pero inmensas que escuchaban un mismo pedido, que recibían el mismo sentimiento, que albergaban la misma esperanza.

La lucha que libró Miguel fue dura. La de Alicia igual, ella cargaba con el pánico, la entereza ante Miguel y sus hijos, el dolor, el temor, los diagnósticos, los resultados, mucha carga para una sola espalda. A veces se preguntaba de dónde sacaba las fuerzas para mantenerse en pie, y la respuesta no era difícil porque, cuando la carga es demasiado pesada, Dios nos regala más fuerza para sostenerla, más valor para afrontarla, más fe para esperar que todo tenga un final feliz.

El tiempo pasó, y muchas fueron las velitas que día a día mis amigas y yo encendimos, y luego se encendieron más porque siempre hay almas que se hacen eco del dolor ajeno.

El milagro ocurrió, y, tras un tiempo de batalla, Miguel ganó la partida. Ganó la vida, y la enfermedad pasó a ser un doloroso recuerdo.

Cuando supimos que la pesadilla se había convertido en el milagro tan esperado, mis amigas y yo tomamos otra decisión.

Continuamos prendiendo una vela cada día, no solo para dar gracias, sino también para rezar por otros muchos Migueles que hay en el mundo, a quienes no conocemos, pero que sufren, que tienen miedo, que sienten dolor.
Frente a la cálida luz que irradiaba cada vela que mis amigas y yo continuamos encendiendo, había un encuentro de amistad. Un encuentro con Dios que nos miraba y nos escuchaba a través de la llama luminosa de una pequeña vela que encerraba dentro de ella ni más ni menos que el amor al prójimo.
AUTOR: LIANA CASTELLO  ( argentina )



ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 40243
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : BUENOS AIRES- ARGENTINA
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.