SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mayo 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Mariposas en Negro y Blanco
Hoy a las 14:07 por ana maria

» Alegres Trinos
Sáb 27 Mayo 2017, 14:54 por ana maria

» Gatita Campestre
Sáb 27 Mayo 2017, 14:05 por ana maria

» La niña y la primavera
Miér 24 Mayo 2017, 18:40 por eli

» Lobo y su Reina
Lun 22 Mayo 2017, 15:08 por ana maria

» Pensamiento de Nelson Mandela
Dom 21 Mayo 2017, 12:47 por ana maria

» Frases sobre el Futuro
Jue 18 Mayo 2017, 21:52 por Selina

» Cultivando en Otoño
Miér 17 Mayo 2017, 15:23 por ana maria

» Mama y Yo
Miér 17 Mayo 2017, 14:21 por ana maria

» Frases sobre la muerte
Dom 14 Mayo 2017, 22:31 por Selina

Los posteadores más activos del mes
eli
 
Anuky
 
Selina
 
Patito 58
 
ana maria
 
adeur2
 
jotablasco
 
Abril
 
sunsi-julian
 
sombrita
 



Un trocito de chocolate

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un trocito de chocolate

Mensaje por ana maria el Dom 08 Jun 2014, 15:32

UN TROCITO DE CHOCOLATE


Mi madre fue siempre muy golosa. Desde que tengo memoria, la recuerdo, cada noche, saboreando un trocito de chocolate, su dulce preferido.

Su día era intenso, siempre estaba haciendo cosas, jamás descansaba. De niña pensaba cómo podía hacer tantas cosas sin cansarse, sin decir basta. No tenía nunca un tiempo para ella, excepto por ese ratito mágico que se tomaba por la noche, antes de irse a dormir.

Se sentaba en un sillón y tomaba un chocolate pequeño. Mientras lo iba saboreando, cerraba los ojos, y yo me imaginaba que soñaba con otra vida, tal vez, menos ocupada, tal vez, más feliz. No lo sé, jamás lo supe.

Mi madre no se quejaba, pero yo intuía que, en ese mágico momento de la noche, imaginaba otra realidad. Esa costumbre era tan de ella que, en cierto modo, la definía dulce, tranquila, silenciosa, reconfortante para el alma. Nunca olvidaré el recuerdo de esa imagen y el sonido del papel del chocolate que mi madre habría cada noche, todas las noches.

Las pocas veces que la vi enferma, no solo me daba cuenta por su rostro o por la preocupación de mi padre, sino porque no comía ese trocito de chocolate. Ese era para mí el principal indicio de que no estaba bien.

El mejor regalo que se le podía hacer era, por supuesto, un chocolate, y lo más bello era que también le gustaba compartirlo conmigo, y ese hábito tan propio de mi madre se convirtió en un encuentro entre ambas. Entre  bocado y bocado, nos contábamos nuestras vidas, nuestros sueños y nuestras realidades.

El tiempo pasó, yo hice mi vida, tuve mi hogar, mis hijos, y mi madre siguió con su vida y su rutina de color marrón y sabor dulce.

Mi madre envejeció y comenzó a marchitarse, no por los años, sino porque su salud se fue deteriorando. Hice todo lo que pude, siempre. Me resistía a llevarla a otro lugar, a obligarla a abandonar su hogar, así como la memoria y la salud la iban abandonando a ella.

Llegó un momento en que ya era imposible que viviese sola, yo no podía abandonar por completo mi hogar y nunca encontré alguien que la cuidase como ella merecía ser cuidada. Entonces, la tuve que trasladar a una casa de reposo, donde la atendían las veinticuatro horas y estaban pendientes de todo lo que necesitaba.

No me gustó hacerlo, sentí que le fallaba, que la traicionaba, pero uno no siempre hace lo que quiere, sino lo que la situación lo obliga a hacer.

Todos los días iba a visitarla, y no faltaba en mi bolsillo un chocolate para compartir. A veces la encontraba dormida y se lo dejaba para más tarde.

Cuando se sentía con ganas de charlar, era para mí una fiesta compartir ese momento en el que parecía que el tiempo no había pasado y que ella seguía en su sillón de siempre.

Pero, así como los chocolates se derriten, se terminan o se ponen viejitos, la vida de una persona también se va apagando.

Para mí también habían pasado los años y, aunque uno pierde cosas con ellos, gana otras, como el valorar lo que se tiene y se ha tenido, el atesorar los momentos como si fuesen los últimos y el saber que, porque todo o casi todo tiene un fin, hay que disfrutarlo.

Un día como tantos, llegué, le di un beso, me senté a su lado y le pregunté si quería un trocito de chocolate.

─No gracias ─contestó sin mirarme, y supe, sentí que ya no habría retorno.

Su salud era cada vez más precaria, como su memoria, como perdida era su mirada, y como inexorable, su final.

No me resigné, cada día cuando iba a visitarla, le ofrecía chocolate. Ya casi no se daba cuenta de ese mimo, de ese gesto de amor que significaba esa golosina, pero ella merecía que yo se lo siguiera ofreciendo. Era como un homenaje a tantos años de dulce compañía que ella me había dado.

Otro día, uno especial, me sorprendió pues me contestó que sí y lo saboreó con los ojos cerrados, como hacía cuando era joven, y lo compartimos conversando felices como tantas otras veces.

Me fui feliz, y ese fue el último día que la vi con vida.

Mi madre murió al día siguiente, y no pude despedirme, o en realidad sí. Hoy creo que ella volvió a conectarse conmigo ese día para decirme adiós a nuestra manera y a su modo, un modo dulce y tranquilo.

Hoy soy yo la que todos los días come un trocito de chocolate. También cierro los ojos y no imagino otra vida, imagino a mi madre acompañándome y compartiendo conmigo este hermoso ritual de amor.
AUTOR:  LIANA CASTELLO  ( argentina )


avatar
ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 41239
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.