SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Batata con Frase
Ayer a las 23:21 por ana maria

» Tomates con Frase
Sáb 19 Ago 2017, 15:00 por ana maria

» Princesa del Mar
Sáb 19 Ago 2017, 14:32 por ana maria

» Lobos de Arga, pueblo gallego con una maldicion sus moradores se convierten en lobos cada cien años
Sáb 19 Ago 2017, 14:19 por ana maria

» Zorro Poetico
Jue 17 Ago 2017, 14:53 por ana maria

» Modelo de Pasarella
Jue 17 Ago 2017, 14:32 por ana maria

» Muchacho en Bordo
Miér 09 Ago 2017, 18:20 por ana maria

» Pajarito con Frase 2
Mar 08 Ago 2017, 12:28 por ana maria

» El Mar y El
Mar 08 Ago 2017, 12:00 por ana maria

» Emergiendo de las Aguas
Sáb 05 Ago 2017, 13:37 por ana maria

Los posteadores más activos del mes
eli
 
Anuky
 
Selina
 
ana maria
 
Patito 58
 
adeur2
 
sombrita
 
Mayka0011
 
sebas
 



El Hada de mis sueños

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Hada de mis sueños

Mensaje por sunsi-julian el Sáb 12 Jul 2014, 11:05

Desde mi madura adolescencia, sueño por descubrir que existen seres mágicos con los que podemos habitar virtualmente, mas allá del materialismo que nos rodea por todas partes. Percibir a una preciosa ninfa, una anjana de medio metro, con su cabeza adornada con florerillas silvestres, con túnica blanca y cara angelical
Yo que camino casi de puntillas, y que a veces vuelo por encima de esta selva asfáltica que llamamos sociedad, quiero adentrarme por un bosque donde poder encontrar la magia de soñar despierto para convivir imaginativamente, con seres de buen corazón, seres fantásticos pero de una gran belleza interna.
Esta semana haciendo un curso de informática, me dio la profesora, la descripción de una anjana soñada que todos llevamos dentro de nuestra imaginación. Yo que soy un soñador me fui tras ella por los bosques de Cantabria.
Muy cerca del pueblo de Ruente (Cantabria), hay un monte llamado A,A. Si te adentras ,entre su frondosidad, existen árboles milenarios, tejos , como el “Belén” con cavidades hogareñas para refugio de pastores.
También se encuentra por allí “El Mellizo” un enorme árbol que no le abrazan ni entre diez personas. De ese bosque, guardo un recuerdo, un árbol llamado “El Cubilón”, el mas viejo del monte, al que un día fui a visitar, y por su ancianidad, encontré muerto. Yacía silencioso en el suelo, con toda su enorme largura. Yo le dedique un escrito: “Adiós Cubilón”, Solo me quedaron las fotos que nos hicimos con mis hijos.

Creo que es el lugar que yo buscaba para hacer reales a los seres que percibimos entre la frondosidad del bosque. Son listos y fugaces cuando nos contemplan detrás de las ramas, casi oímos como les late el corazón, pero muy raras veces se confían de nosotros. Solo les vemos con los ojos del alma, porque huyen de nuestra vista, pero siempre hay alguno que traspasa su fantástico mundo, y nos acompañan visitando sus habitáculos del bosque.
Pero como os decía, yo vi a una anjana sonreír, me llamaba con sus diminutas manos y… desaparecía entre las brumas del otoño cantabro. Era como una mariposa en arrullo, la seguí, pero su diminuto cuerpo se hacia cada vez mas imperceptible. Entre las ramas, se filtraban rayos de sol convirtiendo al bosque en un escenario mitológico, parecía un sueño inalcanzable, la seguía porque la presentía a mi lado, pero no terminaba de verla con claridad. La llame casi gritando, no podía alcanzarla, iba corriendo, oscurecía y mi corazón latía fuerte.
- Sal de tu escondite, le dije suplicante…
Le pedí que me dejara verla, y de golpe apareció detrás de un árbol. Sus ojos grandes y profundos, me miraban con cierto temor, me pareció bellísima pero con la mirada un poco triste. Sonreía.
- Como te llamas? Le dije…
- Me llamo Luna.
- Me gustaría ser tu amigo.

Ella movió sus alas y se elevo sonriendo a un par de metros del suelo. Intente alargar mi mano para acariciarla, pero con su aleteo se elevo algo más.
La miraba como si de una aparición religiosa se tratara, me veía empequeñecido, allí mirando casi en un ademán de adoración. Estaba cautivado. Quería retenerla, hablarla antes de que desapareciera.
-Dime algo, le rogué…
-Me gusta la poesía, me dijo.
-Te haré un verso, le dije.
-¿Nos veremos otro día?
-Si quieres verme, déjame un poema en este árbol, y mira atento, que yo siempre espero a los que vienen humildes con alma de niño.
Casi era de noche, tenía que encontrar el camino de vuelta.
-Adiós Luna, adiós….
- yo te alumbrare el camino, como si fuera una luciérnaga.
Mientras se escuchaban risas, quizás de los duendecillos burlones. Caminaba con el temor de un sobresalto, por si aparecía el malvado Ojancano. Todo esto me parecía increíble, era la realidad de un sueño que se necesita vivir de vez en cuando. Una vez en casa, me puse a escuchar música del bosque, y me fui inspirando pensando en la promesa que le hice a la anjana…
avatar
sunsi-julian
✾-Duques/a

Mensajes : 47898
Inscripción : 04/06/2013
Localización Localización : En un pueblecito de Barcelona

Volver arriba Ir abajo

La magia del eclipse

Mensaje por sunsi-julian el Sáb 12 Jul 2014, 11:07

( La anjana de mis sueños II )
                                                                       
El día del eclipse volví al bosque para intentar contactar con el hada, para encontrar la aventura o desventura de salir de uno mismo, a lo posible o lo imposible de verla. Esa capacidad que quizá algunos tengamos en exceso.
Me fui con el poema prometido a la anjana un tanto escéptico. Yo sólo creo que  existen cuando las buscas de corazón, más allá de la realidad que vemos con nuestros ojos. No obstante me parecía una locura llevar un poema, como si fuera una carta de amor a la luna, pero, por otra parte en esa locura intentaba evadirme del  mundo de los mayores, donde a penas se razona, lo increíble de la  realidad de este mundo civilizado.
Yo no sé dónde hay más duendes, si fuera o dentro del bosque; casi prefiero la inocencia, me decía yo, cuando subía por la empinada montaña. Me iba adentrando poco a poco entre la vegetación. El cielo con abundantes nubes, hacía que el sol fuera apareciendo intermitentemente, el bosque me parecía un buen refugio, una defensa contra el mundanal ruido.

 Las alturas te van dando más higiene mental, para el verdadero sentido común. Quizá, ocurren hechos tan reales cada día, que atraviesan ampliamente la frontera de lo surrealista, es decir, tanto como si se tratara de un cuento de hadas.

 Ya en pleno bosque pensaba en la belleza de la pequeña anjana, sentía cómo se iba acelerando los latidos del corazón, cuando me estaba acercando al árbol. A veces, desde lo más profundo de un monte, no se sabe muy bien cual es lo real, si lo de fuera  o lo de dentro. Se tiene la sensación de vivir entre seres fantásticos, notas esa magia de sentirte observado. Me detuve ante el árbol donde hablé con la anjana de mis sueños, entre la corteza del tronco dejé el poema.

Era como la puerta de entrada de un maravilloso cuento, de pronto me di cuenta que oscurecía un poco, era el eclipse anunciado, que a penas podía ver con tanta vegetación. Noté un aumento de emoción, ahora estaba bajo el influjo del sol y de la luna juntos; todo empezó a tener doble sensación mágica.
  No sabía a quien atender, si a estos seres escurridizos que se afanan por mostrar su existencia, o a un fenómeno cósmico que no ocurre con frecuencia, todo era un misterio. Parecía que las fuerzas de la naturaleza se me mostraban intensas.  Por primera vez sentí un gran respeto y temor.
 Me fui alejando del lugar, pero al volver la cara, vi aparecer a la anjana. Cogió el papel, lo contempló unos instantes. Sonrió feliz. Desde una pequeña distancia me tiro un beso y, lo repitió con sus diminutas manos.
 Quise hablarla pero… fue desapareciendo dejando un rastro luminoso de colores, era como un revoloteo de mariposa, como un pequeño arco iris que se desvaneció.

 Sentí un intenso perfume por todo el bosque, un silencio casi sonoro entre los colores otoñales, era un sitio paradisíaco. Me acerqué al árbol y en lugar del poema, me había dejado un ramo de flores silvestres.
 Me gustaría no despertar del universo de los sueños, pero la realidad nos tiene prisioneros y, las florecillas silvestres al final se me habían ido marchitando.
avatar
sunsi-julian
✾-Duques/a

Mensajes : 47898
Inscripción : 04/06/2013
Localización Localización : En un pueblecito de Barcelona

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.