SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Marzo 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Thomas Alva Edison
Hoy a las 07:46 por Selina

» Woody Allen
Hoy a las 07:43 por Selina

» J. R. R. Tolkien
Hoy a las 07:41 por Selina

» Quentin Tarantino
Hoy a las 07:39 por Selina

» Frases sobre el Destino
Lun 27 Mar 2017, 21:41 por Selina

» 6 curiosidades sobre los animales
Sáb 25 Mar 2017, 12:07 por Selina

» El lugar más profundo de la Tierra
Sáb 25 Mar 2017, 11:56 por Selina

» Mar sin Peces
Sáb 25 Mar 2017, 11:53 por Selina

» Como diferenciar un animal carnívoro de un herbívoro
Sáb 25 Mar 2017, 11:47 por Selina

» Golosa
Vie 24 Mar 2017, 09:51 por Julian el angelito



La sentencia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La sentencia

Mensaje por Selina el Mar 21 Abr 2015, 08:58


La sentencia
 
Wu Ch'eng-en


Aquella noche, en la hora de la rata, el emperador soñó que había salido de su palacio y que en la oscuridad caminaba por el jardín, bajo los árboles en flor. Algo se arrodilló a sus pies y le pidió amparo. El emperador accedió; el suplicante dijo que era un dragón y que los astros le habían revelado que al día siguiente, antes de la caída de la noche, Wei Cheng, ministro del emperador, le cortaría la cabeza. En el sueño, el emperador juró protegerlo.
 
Al despertarse, el emperador preguntó por Wei Cheng. Le dijeron que no estaba en el palacio; el emperador lo mandó buscar y lo tuvo atareado el día entero, para que no matara al dragón, y hacia el atardecer le propuso que jugaran al ajedrez. La partida era larga, el ministro estaba cansado y se quedó dormido.
 
Un estruendo conmovió la tierra. Poco después irrumpieron dos capitanes, que traían una inmensa cabeza de dragón empapada en sangre. La arrojaron a los pies del emperador y gritaron:
 
-¡Cayó del cielo!
 
Wei Cheng, que había despertado, la miró con perplejidad y observó:
 
-Qué raro, yo soñé que mataba a un dragón así.


avatar
Selina
♕-Infanta

Mensajes : 25160
Inscripción : 12/11/2013
Localización Localización : Málaga

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.