SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Febrero 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728     

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Frases sobre el Miedo
Ayer a las 21:04 por Selina

» El mundo del niño
Lun 20 Feb 2017, 19:43 por Selina

» El mercader
Lun 20 Feb 2017, 19:43 por Selina

» El marinero
Lun 20 Feb 2017, 19:42 por Selina

» El juez
Lun 20 Feb 2017, 19:41 por Selina

» El hombrecito
Lun 20 Feb 2017, 19:40 por Selina

» El hogar
Lun 20 Feb 2017, 19:39 por Selina

» Frases sobre el Amor
Dom 19 Feb 2017, 11:22 por Selina

» El héroe
Jue 16 Feb 2017, 13:57 por Selina

» El fin
Jue 16 Feb 2017, 13:55 por Selina



El Caballito Blanco Huhu

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Caballito Blanco Huhu

Mensaje por ana maria el Sáb 25 Abr 2015, 11:21



El caballito blanco Hühü
[Cuento. Texto completo.]



La abuela tenía un banquillo blanco, como un escabel, para poner los pies.

Lo tenía en gran estima, y Hansli lo estimaba también: era su caballito blanco Hühü. Con él podía cabalgar alrededor de la mesa redonda, y, cuando la puerta de la habitación contigua estaba abierta, corría hasta delante de la cama de la madre y volvía. Con esto, sin embargo, Hühü tenía bastante. Detrás de la cómoda estaba su establo. Allí podía dormir el caballito y comer avena, tanto como quisiera.

Un día estaba Hansli completamente solo en casa, mientras su madre y su abuela se hallaban en la lavandería. Sólo el caballito blanco Hühü estaba todavía arriba. Entonces sucedió que el caballito empezó a relinchar y a hollar con la pata.

-¿Quieres salir fuera? -preguntó Hansli.

El caballito blanco sacudió la melena y bailó sobre las cuatro patas. Sí, sí: el caballito blanco quería salir.

Hansli montó sobre él, y -hop-hop- atravesó el portal, y bajó los escalones, hasta el pequeño jardín delantero. El viento soplaba allí en los cabellos de Hansli, y las hojas secas jugaban al escondite en la calle.

-¿Quieres salir fuera? -preguntó Hansli.

El caballito relinchó más fuerte. Sí: quería salir. Así cabalgó Hansli por la ancha calle hasta llegar al pequeño parque, a través del cual fluía el alegre arroyuelo del jardín zoológico.






ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 40680
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : BUENOS AIRES- ARGENTINA
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

El Caballito Blanco Huhu

Mensaje por ana maria el Sáb 25 Abr 2015, 11:22


-¡Ah! Tú tienes sed y quieres beber agua -dijo Hansli a su caballito-. ¡Pero cuidado que no resbales! -gritó, insistiendo mientras Hühü descendía la empinada pendiente.

Pero ya era inútil la advertencia: Hansli estaba de cabeza en el agua, y Hühü se alejaba nadando por el arroyo. El caballito blanco, en vez de relinchar, daba vueltas y más vueltas sobre el agua; finalmente, se colocó sobre sus espaldas y elevó las cuatro patas al aire.

-¡Hühü! ¡Ay! ¡Ay! ¡Mi caballito blanco! -exclamaba Hansli.

Afortunadamente, en el parque había mujeres y niños pequeños. Los niños pequeños rieron, y las mujeres, compasivas, sacaron a Hansli del agua. Entretanto el caballito blanco se hallaba ya lejos, muy lejos. Había llegado ya a la ciudad, y nadaba por entre las casas. Un poco más de navegación, y estaba ya en el grande y verde Rin. ¡Esto sí que era una lástima!

Calado hasta los huesos, llegó Hansli a la lavandería. Lloraba que daba lástima, y, como de vez en cuando tosiera también, le metió su madre deprisa en la cama.

La abuela le dio el té a cucharaditas y le limpió las lágrimas, y tuvo que contarle una y otra vez, a diario, a dónde había ido a parar nadando el caballito blanco. Le contó que, finalmente, llegó hasta el lejano país de los indios. Los hijos de éstos lo montaron por la selva virgen, y lo veían corretear los monos que se hallaban subidos a los árboles. Un gran mono cogió una banana y se la arrojó al caballito blanco Hühü justamente en mitad del hocico abierto.

Entonces pudo reír de nuevo Hansli, ante las aventuras del caballito blanco.



ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 40680
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : BUENOS AIRES- ARGENTINA
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.