SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Tomates con Frase
Sáb 19 Ago 2017, 15:00 por ana maria

» Princesa del Mar
Sáb 19 Ago 2017, 14:32 por ana maria

» Lobos de Arga, pueblo gallego con una maldicion sus moradores se convierten en lobos cada cien años
Sáb 19 Ago 2017, 14:19 por ana maria

» Zorro Poetico
Jue 17 Ago 2017, 14:53 por ana maria

» Modelo de Pasarella
Jue 17 Ago 2017, 14:32 por ana maria

» Muchacho en Bordo
Miér 09 Ago 2017, 18:20 por ana maria

» Pajarito con Frase 2
Mar 08 Ago 2017, 12:28 por ana maria

» El Mar y El
Mar 08 Ago 2017, 12:00 por ana maria

» Emergiendo de las Aguas
Sáb 05 Ago 2017, 13:37 por ana maria

» Kabul, mi Mejor Amigo
Sáb 05 Ago 2017, 12:59 por ana maria

Los posteadores más activos del mes
eli
 
Anuky
 
Selina
 
ana maria
 
Patito 58
 
adeur2
 
sombrita
 
Mayka0011
 
sebas
 



Jenne et Brimboriau

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Jenne et Brimboriau

Mensaje por ana maria el Jue 30 Abr 2015, 02:25



Jeanne et Brimboriau
[Cuento. Texto completo.]


Un día, un mendigo pasó por una aldea pidiendo limosna; llamó a la puerta de una casa en la que vivía un hombre llamado Brimboriau con su esposa, Jeanne. Jeanne, que se encontraba sola en casa, acudió a abrir:

-¿Qué desea?

-Un trozo de pan, por favor.

-¿Adónde va usted?

-Al Paraíso.

-¡Ah!, muy bien -dijo la mujer-. ¿No podría usted llevarle un pan y provisiones a mi hermana que está en el Paraíso desde hace tiempo? Debe carecer de todo. Si pudiera enviarle también ropa me quedaría muy contenta.

-Le haría ese favor de todo corazón -contestó el mendigo- sólo que no podré llevar tantas cosas. Necesitaría por lo menos un caballo.

-¡Ah! ¡por eso que no quede! -dijo la mujer-. Coja nuestra Finette, y luego nos la devuelve. ¿Cuánto tiempo le llevará ese viaje?

-Estaré de regreso dentro de tres días.

El mendigo cogió la yegua y se marchó cargado de ropa y provisiones. Poco después regresó el marido.

-¿Dónde está Finette? -preguntó.

-No te inquietes -contestó su mujer-. Hace un momento ha venido un buen hombre que se dirigía al Paraíso. Le he prestado a Finette para que le llevara a mi hermana ropa y provisiones que debe estar necesitando mucho. Le he enviado de ambas cosas para bastante tiempo. El buen hombre regresará dentro de tres días.

Brimboriau no se sintió muy contento; sin embargo esperó los tres días. Al cabo de ese tiempo, al ver que la yegua no regresaba, le pidió a su esposa que lo acompañara a buscar al animal. Ahí van los dos recorriendo la campiña. Al pasar junto a un lugar en el que habían enterrado un caballo, Jeanne vio una de las patas que salía de la tierra.

-Ven rápido -le gritó a su marido-. Finette está empezando a salir del Paraíso.

Brimboriau acudió corriendo y, cuando vio de qué se trataba, se enfureció.

Mientras tanto, llegaron unos ladrones que apresaron a Brimboriau y a su mujer. Encontraron, no obstante, forma de escapar y se llevaron consigo una puerta que los ladrones habían robado de una casa.
Como se había hecho muy tarde, se subieron los dos a un árbol para pasar la noche; Brimboriau llevaba consigo la puerta. Poco después, el azar quiso que los ladrones vinieran a colocarse justamente al pie de aquel árbol, para contar el dinero que habían robado.

Mientras estaban tranquilamente sentados, Brimboriau dejó caer sobre ellos la puerta. Los ladrones, aterrorizados, se pusieron a gritar: «¡Es el buen Dios que nos castiga!» y huyeron despavoridos dejando atrás el dinero. Brimboriau se apresuró a recogerlo, y le dijo a su mujer:

-No nos fatiguemos más buscando a Finette, ya tenemos con qué reemplazarla.





avatar
ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 42187
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.