SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Julio 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Guia de Hojas
Mar 18 Jul 2017, 22:50 por ana maria

» Guerrero
Mar 18 Jul 2017, 22:30 por ana maria

» Nena con Frase
Dom 16 Jul 2017, 16:22 por ana maria

» Amapolas 2
Dom 16 Jul 2017, 15:33 por ana maria

» Dos Amigas Voladoras
Jue 13 Jul 2017, 14:44 por ana maria

» Afilar el hacha
Miér 12 Jul 2017, 20:20 por Selina

» El Problema
Miér 12 Jul 2017, 20:19 por Selina

» El elefante encadenado
Miér 12 Jul 2017, 20:13 por Selina

» El bambú japonés
Miér 12 Jul 2017, 20:12 por Selina

» En busca de la aguja perdida
Miér 12 Jul 2017, 20:10 por Selina

Los posteadores más activos del mes
eli
 
Anuky
 
Selina
 
Patito 58
 
ana maria
 
adeur2
 
sombrita
 
sebas
 
Abril
 
Mayka0011
 



Un Cuento Triste

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un Cuento Triste

Mensaje por ana maria el Jue 14 Mayo 2015, 12:30


UN CUENTO TRISTE


Como todas las tardes Amelia tomaba un baño y después se sentaba frente al espejo para arreglarse por horas, sacaba una gastada caja de pinturas, un labial carmesí y un par de pequeños aretes que trataba con extremo cuidado, el brillo de estos era tan intenso como el amor que le tenía al muchacho que se los había obsequiado, ese mismo para quien se embellecía todos los días.

Después de ponerse el mejor de sus vestidos, se sentaba junto a la ventana a escuchar el timbre que anunciaba la hora de salida de los empleados de la fábrica, entonces su corazón latía más rápido, pues sabía que su amado venia corriendo a su encuentro, trayendo entre sus manos alguna flor silvestre que recogió en el camino o un detalle elaborado solo para ella en su clase de carpintería.


Amelia esperaba con total ilusión, sin apartar la vista del camino, pero con el paso de las horas, su sonrisa se marchitaba, las lágrimas brotaban y terminaba con el corazón hecho pedazos, hasta que el cansancio la vencía, haciéndola dormir recargada en la ventana.


Entonces dos chicas entraban en la habitación, la tomaban con cuidado entre sus brazos, para llevarla a dormir a su cama; le ponían una cómoda pijama, quitaban los adornos de su cabello, desmaquillaban tiernamente su rostro, y finalmente guardaban nuevamente los aretes en su lugar especial.


Una de las chicas sonreía mientras besaba el arrugado rostro de Amelia, y la arropaba con cariño; mientras que la otra dejaba notar una mueca de desacuerdo… ambas chicas salían de la habitación en silencio y apagaban las luces, para después entrar en una acalorada discusión. La mayor insistía en contarle la verdad a Amelia, decirle que el chico jamás vendría, que había muerto años atrás, la otra en cambio, pensaba que no le hacía daño aquella ilusión, pues lo olvidaba todo mientras dormía y al siguiente día, despertaba muy contenta para esperar de nuevo a su amor.


Finalmente, las dos daban un respiro y seguían con las cosas tal cual eran, pues ambas amaban mucho a su abuela Amelia.





avatar
ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 41872
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.