SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Abril 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Vocación
Sáb 15 Abr 2017, 09:09 por Selina

» Superioridad
Sáb 15 Abr 2017, 09:08 por Selina

» Si yo fuera
Sáb 15 Abr 2017, 09:07 por Selina

» Nubes y olas
Sáb 15 Abr 2017, 09:06 por Selina

» Mi canción
Sáb 15 Abr 2017, 09:05 por Selina

» Mediodía
Sáb 15 Abr 2017, 09:03 por Selina

» Mala fama
Sáb 15 Abr 2017, 09:02 por Selina

» Los primeros jazmines
Sáb 15 Abr 2017, 09:01 por Selina

» Los barcos de papel
Sáb 15 Abr 2017, 09:00 por Selina

» Las razones del niño
Sáb 15 Abr 2017, 08:59 por Selina



La Viejecilla y sus Tres Perros

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Viejecilla y sus Tres Perros

Mensaje por ana maria el Dom 17 Mayo 2015, 11:24





LA VIEJECILLA Y SUS TRES PERROS





Un día, la gente vio pasar por la calle principal del pueblo a una acabada viejecita, aunque es común que todos se conozcan, a ella no la habían visto antes, y no sabía de dónde venía o si tenía un hogar. Al siguiente día, nuevamente, se paseó por las calles; así lo hizo un tercer, un cuarto, y un quinto día, hasta que se volvió normal verla.

Viendo su necesidad un día, uno de los comerciantes le ofreció un pedazo de pan, y la anciana lo tomó gustosa, luego se sentó en rincón para comerlo y fue hasta ella un perro, con el cual compartió su alimento. Al otro día, el perro la acompañaba; cuando otro de los comerciantes le dio comida, nuevamente, ella separó una porción para el animalito, y se les unió otro.

La ancianita iba ya acompañada de sus dos nuevos amigos, y cada bocado que recibía, sin dudarlo lo compartía con ellos. Pronto se acercó un perro más, y la historia se repetía, sin importar lo pequeño del bocado ella siempre les daba a probar.


Un día, uno de esos hombres que le daba comida la reprendió muy fuerte, argumentaba que la comida era para ella, no para que la desperdiciara en animales, y amenazó con no darle más si seguía con esa práctica. A lo que la anciana respondió: —Hijo mío, solo el que padece el hambre sabe reconocerla, el que ellos no puedan hablar no significa que no estén sufriendo, igual que yo están solos en el mundo. Haz lo que tengas que hacer, que yo seguiré compartiendo lo poco que tengo con ellos.


El hombre bajó su rostro muy apenado, y los días siguientes, guardó suficiente para darle a la viejecita y sus tres perros, pues se avergonzaba de tener tanto y compartir tan poco, mientras ella hasta se quitaba el pan de la boca tan solo por ayudar.




avatar
ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 41043
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : BUENOS AIRES- ARGENTINA
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.