SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Abril 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Vocación
Sáb 15 Abr 2017, 09:09 por Selina

» Superioridad
Sáb 15 Abr 2017, 09:08 por Selina

» Si yo fuera
Sáb 15 Abr 2017, 09:07 por Selina

» Nubes y olas
Sáb 15 Abr 2017, 09:06 por Selina

» Mi canción
Sáb 15 Abr 2017, 09:05 por Selina

» Mediodía
Sáb 15 Abr 2017, 09:03 por Selina

» Mala fama
Sáb 15 Abr 2017, 09:02 por Selina

» Los primeros jazmines
Sáb 15 Abr 2017, 09:01 por Selina

» Los barcos de papel
Sáb 15 Abr 2017, 09:00 por Selina

» Las razones del niño
Sáb 15 Abr 2017, 08:59 por Selina



Combate Del Té

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Combate Del Té

Mensaje por Selina el Sáb 09 Jul 2016, 10:39


Combate Del Té




 Una vez, un maestro de la ceremonia del té, en el viejo Japón, accidentalmente ofendió a un soldado. Se disculpó rápidamente, pero el impetuoso soldado exigió que el asunto fuera resuelto en un duelo de espada.
El maestro del té, que no tenía experiencia con las espadas, pidió consejo a un amigo maestro de Zen quien sí tenía la habilidad. 

Mientras su amigo le servía, el espadachín Zen que no lo podía ayudar, notó cómo el maestro del té realizaba su arte con perfecta concentración y tranquilidad.  “Mañana”, dijo el espadachín Zen, “cuando se enfrente al soldado, sostenga la espada sobre su cabeza, como si estuviera listo para embestir, y dele la cara con la misma concentración y tranquilidad con las cuales usted realiza la ceremonia del té”.
 
Al día siguiente, a la hora y lugar acordados para el duelo, el maestro del té siguió este consejo.  El soldado, alistándose para atacar, miró fijamente durante largo tiempo la cara completamente atenta pero tranquila del maestro del té.  Finalmente, el soldado bajó su espada, se disculpó por su arrogancia, y se fue sin que un solo golpe fuera dado.


avatar
Selina
♕-Infanta

Mensajes : 25331
Inscripción : 12/11/2013
Localización Localización : Málaga

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.