SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Foros de Trabajos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Febrero 2020
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829 

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» El Helecho y el Bambu
El Taxista EmptyHoy a las 10:37 por ana maria

» Cruz Pesada
El Taxista EmptyAyer a las 20:46 por ana maria

» El Joven Principe
El Taxista EmptyAyer a las 13:00 por ana maria

» Tarde que Temprano perdemos la guerra contra el tiempo
El Taxista EmptyMar 25 Feb 2020, 11:17 por ana maria

» Lagrimas
El Taxista EmptyLun 24 Feb 2020, 20:23 por ana maria

» El Almacen de las Hadas
El Taxista EmptyLun 24 Feb 2020, 20:21 por ana maria

» Botiquin de Primeros Auxilios
El Taxista EmptyLun 24 Feb 2020, 10:48 por ana maria

» El Sabio y el Sacerdote
El Taxista EmptyDom 23 Feb 2020, 17:23 por ana maria

» El Sabio y el Sacerdote
El Taxista EmptyDom 23 Feb 2020, 17:23 por ana maria

» Antes de Morir, Vive
El Taxista EmptyDom 23 Feb 2020, 10:24 por ana maria



El Taxista

Ir abajo

El Taxista Empty El Taxista

Mensaje por ana maria el Miér 16 Ene 2019, 18:03



El Taxista


El Taxi y  el autobús son los medios de locomoción con mas historias contadas. El tren,  avión y  barco también tienen historias, pero menos populares. Leyendo una historia contada por Kika Sureda me vino a la mente la época en que conducía un taxi allá en mi tierra natal.

 La Empresa necesitaba recaudar dinero para cumplir su Plan y nos dio la opción a los mecánicos, de conducir taxis fuera de nuestra jornada, una vez que los taxistas terminaran su horario, o sea, por la noche.

 La noche es el período más complejo de un día de veinticuatro horas. Pues en este horario ocurren cosas buenas y malas. Los novios contemplan la luna, las citas románticas ocultas, los cines, los bailes y además, cuando llega la madrugada, miles de litros de alcohol de distintos grados, se vacían.

 Esa noche, había recorrido trescientos metros de la Base, cuando un individuo hace señas para que lo recoja.. Apenas lo observé, antes de estacionar frente a él, enseguida pensé: “Se me jodió la noche”. Detuve el taxi y aquel hombre parado frente a la puerta, no entraba.


─ ¿Señor, no va a entrar?
─ No encuentro por donde se abre la puerta
Salgo del auto y le abro la puerta. Entró sin mirarme, sin dar las gracias y sin poner el pie dentro del auto, cayó a la larga en el asiento trasero.
─Amigo, ¿Para dónde vá?
─ ¡Allá! ¡Dale pallá! – y levantaba el brazo y lo dejaba caer.


 Me siento al volante y cuando voy a poner en marcha el taxi oigo un ruido extraño. Miro para atrás y me doy cuenta que es el pasajero roncando. Pensé sacarlo del taxi por cualquier método, fuera convencional o sofisticado. No había abierto la puerta del conductor cuando oigo otro ruido. ¡El hombre vomitaba en abundancia! Me puse las manos en la cabeza cuando escucho una andanada de pedos que me hicieron salir a gran velocidad del auto. ¡Seguro se ha cagado!, pensé.

 Lo halé por los pies al tiempo que le gritaba: “¡Fuera de aquí, asqueroso!” Entonces como si hubiera resucitado, se levantó y me dijo: ¿Cuánto te debo?  Extrajo su billetera y tiró al suelo un billete de veinte pesos.

 Se limpió el rostro con la parte inferior de su camisa blanca y me dijo:


─ Me quejaré a la Empresa por no saber tratar a los clientes, por no saber la ruta de destino y por asqueroso.
Le puse el retroceso al auto hasta la planta de fregado de la Base.
Salí cabreado y a unos trescientos metros me encuentro al hombre acostado en medio de la vía. Pensaba seguir mi camino pero la conciencia me hizo acercarme y decirle:

─Amigo, salga de la vía. Lo van a tropellar. –respondió, sollozando.

─No me importa morir. Había bebido y gastado el dinero del sueldo, pero dejé veinte pesos para comprarle comida a mis hijos y se los dí a un taxista comemierda que no sabía conducir, ni conocía el pueblo ni un carajo.

Eso fue una noche. Todas las noches tenían historias similares.


pedro celestino fernandez .

tus relatos.com



ana maria
ana maria
❉-Infanta

Zodiaco : Pez
Mensajes : 55053
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.