SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.
SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Visitantes
Enero 2021
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Acceso Rapido
Últimos temas
» Imágenes de Mujeres
Donde la Reina nos mira  EmptyHoy a las 06:49 por Lady Day

» Diversos
Donde la Reina nos mira  EmptyHoy a las 06:45 por Lady Day

» Creaciones Otoño
Donde la Reina nos mira  EmptyAyer a las 17:51 por eli

» Tres Regalos
Donde la Reina nos mira  EmptyAyer a las 16:53 por ana maria

» Creaciones Invierno
Donde la Reina nos mira  EmptyAyer a las 16:45 por eli

» envejezco cuando....
Donde la Reina nos mira  EmptyAyer a las 11:18 por ana maria

» el rey
Donde la Reina nos mira  EmptyJue 14 Ene 2021, 17:05 por ana maria

» Cual Es?
Donde la Reina nos mira  EmptyJue 14 Ene 2021, 10:54 por ana maria

» tulipanes rosados
Donde la Reina nos mira  EmptyMiér 13 Ene 2021, 11:52 por ana maria

» un hijo especial
Donde la Reina nos mira  EmptyMiér 13 Ene 2021, 11:40 por ana maria

Los posteadores más activos de la semana
eli
Donde la Reina nos mira  Vote_lcapDonde la Reina nos mira  Voting_barDonde la Reina nos mira  Vote_rcap 
ana maria
Donde la Reina nos mira  Vote_lcapDonde la Reina nos mira  Voting_barDonde la Reina nos mira  Vote_rcap 
Maria Reyes
Donde la Reina nos mira  Vote_lcapDonde la Reina nos mira  Voting_barDonde la Reina nos mira  Vote_rcap 
adeur2
Donde la Reina nos mira  Vote_lcapDonde la Reina nos mira  Voting_barDonde la Reina nos mira  Vote_rcap 
Lady Day
Donde la Reina nos mira  Vote_lcapDonde la Reina nos mira  Voting_barDonde la Reina nos mira  Vote_rcap 
Mayka0011
Donde la Reina nos mira  Vote_lcapDonde la Reina nos mira  Voting_barDonde la Reina nos mira  Vote_rcap 
Patito 58
Donde la Reina nos mira  Vote_lcapDonde la Reina nos mira  Voting_barDonde la Reina nos mira  Vote_rcap 
Maria Cristina Diaz
Donde la Reina nos mira  Vote_lcapDonde la Reina nos mira  Voting_barDonde la Reina nos mira  Vote_rcap 
Ana teresa
Donde la Reina nos mira  Vote_lcapDonde la Reina nos mira  Voting_barDonde la Reina nos mira  Vote_rcap 



Donde la Reina nos mira

Ir abajo

Donde la Reina nos mira  Empty Donde la Reina nos mira

Mensaje por ana maria el Miér 02 Dic 2020, 09:47



Donde la Reina nos mira

Si los gatos hablaran dirían como Flaubert que “hay que vivir como burgués pero conservar una mente aventurera”.
Bauticé con el nombre de Reina a una gata siamesa que un día apareció en nuestra casa.  Sus movimientos cadenciosos y un aire de olímpica indiferencia me lo sugirieron.  Era francamente elegante, de pelaje café claro, cabeza, patas y cola negra pero lo impresionante del conjunto eran sus enormes ojos celestes que lo observaban todo fijamente.

Mi marido y yo vivíamos en una vieja casona que perteneció a mis abuelos donde el mobiliario y todo lo que ahí había databa de muchos años atrás dándole el ambiente triste y solemne al que nunca me acostumbré.
Nuestros dos hijos varones se habían casado y vivían con sus familias en ciudades lejanas a la nuestra, por lo que la soledad y el desamparo se iban ahondando inevitablemente.

Durante años había intentado mantener la alegría en que vivíamos mientras los muchachos estaban con nosotros, pero, cansada de la inutilidad del esfuerzo, me fui resignando a la realidad en que el distanciamiento de nuestros cuerpos iba apoderándose también de nuestros sentimientos.
El viento que agitaba las cortinas de nuestra recámara, casi siempre vacía era tibio comparado con el que emanaba de nosotros mismos.

Como una fuerza invisible nos mantuviera inmóviles permanecíamos frente al aparato televisor cambiando de vez  en cuando una opinión siempre en desacuerdo, hasta que ofendida por tanta indiferencia me alejaba con algún pretexto.
Pero la Reina hizo el milagro y la rutina cambió.  Mi marido le dirigía frases tiernas y tenía muchas consideraciones con ella, cuidando de que se alimentara bien y siempre  estuviera cómoda y protegida.

 Yo, que había perdido la esperanza de que él  volviera a tener conmigo las ternezas de antaño, observé cómo la mantenía en su regazo por largas horas atreviéndose a interrumpir sus eternas siestas solo en el caso de que ella así lo determinara.

Sin saber cómo ni por qué le fui tomando aversión a la gata que es totalmente indiferente  a las extrañas turbulencias anímicas que iba provocando en mí, buscaba siempre el lugar más cómodo de toda la casa que solía ser el regazo o el sillón favorito de su amo.

Cierta mañana que para variar no encontré en el refrigerador algunos bocadillos que ingería por prescripción médica tomé una decisión que bullía en mi mente de tiempo atrás:  debía eliminar a la Reina  en alguna forma siniestra en la que no apareciera involucrada y disfrutar yo sola del nuevo aliento que se había  despertado en mi marido y al que creía ser merecedora.


continua...///

ana maria
ana maria
❉-Infanta

Zodiaco : Pez
Mensajes : 60491
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Donde la Reina nos mira  Empty Donde la Reina nos mira

Mensaje por ana maria el Miér 02 Dic 2020, 09:50



continuación …///



Un terreno baldío a un lado de nuestra casa me sugirió la idea.  La maleza estaba crecida y el paraje tan abandonado que cualquier acción que allí se desarrollara pasaría inadvertida.   Pero,  era bien sabido  que los gatos caen ilesos  aún de grandes alturas por lo que tuve  un momento de indecisión.

Casualmente por aquellos días la Reina dio muestras de inactividad.  Permanecía horas enteras inmóvil sobre las bardas y no quería comer ni reaccionaba ante ningún estímulo o caricia.  Sus delgadas pupilas adquirían redondeces inexplicables y su ancestral terror del agua había desaparecido y se aproximaba a las llaves que gotearan y recipientes con líquidos como queriendo calmar algún ardor que la consumía interiormente..

No creyéndolo ya necesario, aplacé mi proyecto, pero al notar que la gata parecía mejorar, una tarde de fina llovizna y viento helado con los que el invierno anunciaba su proximidad, subí a la azotea con la Reina  en los brazos y la arrojé al vacío alcanzando a escuchar un leve quejido al  desprenderse de mis manos.

En las horas que siguieron, juzgué exagerado mi temor de asomarme al sitio en que supuestamente había caído,  pero en cuanto el clima lo permitió,  observé desde los balcones la vegetación abundante entre la que el cuerpecillo húmedo de la gata, quien permanecía sentada con la misma actitud  contemplativa de los días anteriores.

Mi marido preocupado e inquieto por la desaparición de su mascota, volvió a su ausente indiferencia ante el televisor más pronto de lo que supuse.
La casa pareció otra vez demasiado espaciosa como después de que se fueron los muchachos y yo pretendí que nada había pasado,  pero,  la escena de la azotea volvía insistentemente a mi memoria una y otra vez con lujo de detalles y sonidos.

Varias veces creí escuchar los quejidos apagados de la Reina al caer y veía la sombra de su perfil en pisos y paredes.  Un día barría las hojas secas del jardín,  un gato se cruzó en mi camino provocándome un desvanecimiento que interrumpí milagrosamente.
Tuve que aceptar que la Reina seguía imponiendo su recuerdo con la misma fuerza que su tibia presencia,  y lo noté también en la mirada de reproche de mi marido cuando preguntaba una y otra vez  si había visto por ahí a la Reina.  Una sensación de remordimiento me invadió puesto que el animalito,  después de todo,  no me había hecho ningún daño y sí buscaba con frecuencia el abrigo de mi protección.

Pasaron los días en los que pude resistir la tentación de observar disimuladamente el obscuro hueco donde el cuerpo de la Reina parecía diluirse.  Nada impidió que mi curiosidad  me llevara a constatar por qué aquel sitio parecía haberse convertido en la boca de un túnel sin salida.
Un atardecer en que  las primeras sombras de la noche envolvían el ambiente, decidí indagar qué estaba pasando en el último refugio de la gata.  Sentí que se  me detenía  la respiración cuando alcancé a ver entre la obscuridad los ojos claros de la Reina que me observaban como invitándome a acercarme.

-¿A dónde vas?  Me preguntó mi esposo cuando me dirigí puerta de la entrada principal.  No sabiendo  qué explicación momentánea darle,  contesté:

- Allá donde la Reina nos mira y salí para siempre de aquella casa.



















ana maria
ana maria
❉-Infanta

Zodiaco : Pez
Mensajes : 60491
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.