SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.


Unirse al foro, es rápido y fácil

SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.
SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
♛ NUESTRA HISTORIA ♕
SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS fue creado el Miér 29 Mayo 2013, 02:35 lleva exactamente 4070 días de vida.
Hasta ahora sus 261 usuarios han escrito 550130 temas en los 975 foros que existen.
Tu Invitado, has escrito 0 posts desde que te registraste el .






TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Visitantes
Julio 2024
LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Acceso Rapido
Últimos temas
» Pareja Romantica
Encuentro Subterráneo EmptyAyer a las 23:34 por ana maria

» Llamando a su Parejita
Encuentro Subterráneo EmptyAyer a las 23:26 por ana maria

» Gran Cantor
Encuentro Subterráneo EmptyAyer a las 23:05 por ana maria

»  Buscando Pareja
Encuentro Subterráneo EmptyAyer a las 23:00 por ana maria

» El Cóndor y la Chola
Encuentro Subterráneo EmptyAyer a las 12:45 por ana maria

» No te Rindas ......
Encuentro Subterráneo EmptyAyer a las 12:22 por ana maria

» El purgante
Encuentro Subterráneo EmptyJue 18 Jul 2024, 12:28 por ana maria

» Nicaragua
Encuentro Subterráneo EmptyJue 18 Jul 2024, 12:25 por ana maria

» El Nombre mas Hermoso
Encuentro Subterráneo EmptyJue 18 Jul 2024, 12:23 por ana maria

» Anansu
Encuentro Subterráneo EmptyMiér 17 Jul 2024, 22:48 por ana maria

Los posteadores más activos de la semana
ana maria
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 
Patito 58
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 
Mayka0011
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 

Los posteadores más activos del mes
eli
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 
ana maria
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 
Patito 58
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 
Mayka0011
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 
Maria Reyes
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 
Ana teresa
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 

Miembros que tienen mas puntos.
eli
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 
ana maria
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 
Patito 58
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 
Anuky
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 
sunsi-julian
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 
Selina
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 
Anjana 1
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 
Miren
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 
Yadhira
Encuentro Subterráneo Vote_lcapEncuentro Subterráneo Voting_barEncuentro Subterráneo Vote_rcap 



Encuentro Subterráneo

Ir abajo

Encuentro Subterráneo Empty Encuentro Subterráneo

Mensaje por ana maria Dom 19 Feb 2023, 14:07




Encuentro Subterráneo




El encuentro estaba previsto para el atardecer de ese mismo día. Lo había esperado con ansias; mis años juveniles habían pasado pronto y la perspectiva de la soledad me atrapaba en pensamientos ateridos de nostalgia. Imaginaba cientos de noches de invierno en espera de amaneceres que me devolverían a la vida de los otros; la mía transcurría impávida, aguardando el milagro del amor.

Provenía de una familia con estructuras del siglo pasado, que no me habían permitido ver con buenos ojos el futuro de una mujer sola. 30 años eran bien pocos para el siglo en que vivía, pero bastantes para una muchacha que todavía no había sentido más que cariño  hacia los hombres que la rodeaban.

Por intermedio de una comunidad cibernética de hombres y mujeres solos, conocí a Diego. “Humus” se hacía llamar en la pantalla; y me costó esa vida de ensueño darme cuenta del porqué.

El encuentro se concertó por mensaje de voz. Su voz era suplicante… Creí, de veras,  en su dificultad de venir por mí. Fue determinante en sus expresiones: necesitaba verme y su dirección era Francisco de Asís al 2998. No era difícil llegar: la línea 77 me dejaría en la terminal de trenes. Una sola era la que tenía destino al barrio que habitaba. Terminaba su recorrido justo en la calle en que él vivía. No había forma de equivocarse, dijo.

Y no me equivoqué.

Ni siquiera sé cómo llegué a ese particular andén; no tenía más que un metro de ancho y la máquina que me transportaría contaba con  tres vagones de dimensiones limitadas, donde solo era posible ubicarse sentada o de rodillas. Subí en el último vagón que, a modo de batea, me permitía ver lo que pasaba  alrededor. Pero todo lo que allí  pasaba era oscuridad. Es que las vías iban descendiendo por un estrecho túnel, adentrándose cada vez más al interior de la tierra.


El aire comenzó a hacerse denso.
Poco después, entre callecitas de piedras, el carro comenzó a  lentificar su marcha y paró. Descendí sin saber adónde iba. Los letreros me señalaron una calle que no era la que buscaba; las opciones eran dos y pronto, a la derecha,  apareció la señalización esperada.
Caminé sin prisa buscando los números en sus edificaciones. Con precaución por el escenario inusual, pero con renovada alegría ante la perspectiva del encuentro. A diferencia de lo habitual, los números de las viviendas no se sucedían por veredas pares o impares: es que había solo una vereda. Y la numeración era vertiginosa: del 1002 al 2004, del 3303 a3909, 5110 al 5990…, y entonces me detuve. Retrocedí hasta la primera cuadra dispuesta a preguntar. En lo alto de una casa de varios escalones, un muchachito  estuvo dispuesto a asesorarme. Con voz de niño a pesar de su apariencia casi adulta, me contestó que el 2998 era el habitáculo contiguo al suyo.

Que golpease con fuerza: su dueño debía estar esperándome. No me pareció demasiada creíble su información, tal vez por su aspecto: estaba como de guardia en la puerta de su morada, no se movió ni un ápice al contestarme. Sus brazos y piernas al descubierto exhibían innumerables tatuajes de imágenes siniestras, su rostro  estaba atravesado por piercing de grueso calibre. Su tez, nívea, contrastaba con el azabache de los cabellos. Y la indumentaria mostraba los colores más variados y furiosos. Le agradecí y me detuve en la altura buscada; mas nadie acudió. Ya temerosa, emprendí el retroceso.

Era un barrio de callecitas angostas y edificaciones altas. Cada una de los pasajes terminaba pronto y solo era posible el regreso, por el mismo lugar. Como un árbol de gran tronco desde donde nacen innumerables ramas. La luz estaba dada por faros que, ubicados en los balcones de las casas, no conocían de días y de noches. Parecían estar siempre prendidos.
Frustrada por el desencuentro inicié, sumida en la confusión, la partida. Afanosamente caminé en busca del tren que me devolvería a mi sitio: la superficie de la tierra.

Mas no llegó.

Continua…///










ana maria
ana maria
♕-Princesa

Zodiaco : Pez
Mensajes : 80545
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Encuentro Subterráneo Empty Encuentro Subterráneo

Mensaje por ana maria Dom 19 Feb 2023, 14:10




Continuación…///

Una calle aledaña me transportó a un mundo vitalicio. En sus laterales, bultos de gritos acudían a mi paso.  Voces de niños, llantos de hombres y gemidos de dolor eran ahora los protagonistas de mi andar desesperado.

Era evidente que había equivocado mi camino: no podía estar allí el hombre que días antes, con voz trémula, y deseoso de conocerme, había invocado –en pos de una vida juntos- las palabras más tiernas y las ansias más profundas de un futuro  promisorio.

Así fui espectadora de un escenario siniestro, de dimensiones tan limitadas como los senderos circundantes pero, para colmo, techados de gruesos vidrios, circundados de paredes de espejos que multiplicaban el horror. Desde el fondo avanzaba, con paso lento y andar cansino, la figura de un hombre incompleto. Es que su cuello era el límite superior: un espectro sin cabeza que emanaba  una energía descomunal quemando todo cuanto rozaba al pasar. A medida que fui acercándome al sitio que ocupaba, como por fuerza endemoniada, comenzó a destilar fuertes bocanadas de humo por su cuello circuncidado. “Humus…” me dictó mi consciencia, y poco después, desde el tronco del hombre sin cabeza, comenzó a desarrollarse el rostro del hombre buscado.

Me desvanecí. Quién sabe por cuánto tiempo.

El tren acudía una vez al día, y a mi despertar ya había pasado. Debía encontrar una forma de protegerme hasta el siguiente día. Para entonces no sabía que nadie que hubiese ingresado allí, al submundo de la locura, podría salir con vida. No sería yo la excepción. Ya había visto demasiado.

Presa del pánico y con la imagen de Humus sin poder borrar de mi mente, conduje mis pasos por una cuesta por donde se respiraba olor a mar. Fue una verdadera sorpresa reparar en ella. Una tenue brisa  fue refrescando mi cuerpo, y el tormento del encierro cobró nuevas perspectivas. Si encontraba allí un lugar seguro donde hacer una tregua entre mi vida y esta pesadilla, pronto estaría a salvo.
Mas tampoco eso me había sido destinado.

Cuando, después de subir un interminable  sendero de acantilados que alcanzaban importante altura y hacían cada vez más lejano el sitio urbanizado, logré divisar el azul del mar y el rumor de sus olas, ya había notado que estaba siendo perseguida. Pero la luz natural me indicó también que había ascendido hacia la superficie de la tierra.
Mi única salida para escapar de la muerte que ya se olía era tratar de hacerme a la mar, y conseguir ser más fuerte que mi victimario. Así, tal vez, burlar al destino, y retroceder a nado (única manera que estimaba posible ya que no divisaba tierra en ninguno de los horizontes) hasta abordar el tren que me alejara de mi destierro.

Vivir un mundo fantasmagórico en el interior del planeta era demasiado para mis jóvenes años y ese  intento de escapar de la soledad.
El hombre que me seguía tenía una máscara cubriendo su rostro. No había expresividad en los rasgos allí marcados, sí la inercia y la frialdad de la nada.

Me seguía a paso lento pero seguro y cuando en sus manos detecté el arma con la que me cazaría, no dudé cuál sería mi final.  Un rastrillo con asa pequeña y ocho protuberantes dientes era el arma que, incrustada en mi nuca, paralizaría mi sentir hasta que, absuelta del horror, me declamara figura fantasmal habitante del suburbio subterráneo, donde quizás Humus alentara esperanzas de poseerme.
No estaba dispuesta a tan cruel final. E inicié el desafío de la escapatoria.

Era buena en el arte de nadar y este era el momento de poner a prueba toda mi resistencia.
No había orilla que me permitiera hacerme a la mar; sí unas rocas que me conducirían a ese océano desconocido; para ello debía sortear una suerte de dificultades. Eso intenté. Trepé por enlomadas, clavé mis manos y pies en sus superficies puntiagudas, resbalé en otras, me cubrió una y diez veces el oleaje, y cuando pude mirar hacia atrás vi que el hombre de la máscara se había detenido.  Pensando que estaba al alcance de ser blanco de sus objetivos, me tiré al agua.  Y observé la acción más esperanzadora: emprendía la retirada.

Lo que no pude ver desde allí es que había dejado a mi merced, procurando a mi regreso una batalla sin ventajas, el arma que lo acompañaba.
Trepé las ondulaciones rocosas con más cansancio por el miedo que  agobiaba que por el estado físico que había comenzando a ser neutral. Tendría que desandar el camino transitado, contar con la ausencia del enmascarado y hacerme de un escondite seguro. Si es que lo había. Supuse que el día estaría acortándose y a primera  hora de la mañana terrenal, podría subir al tren de la vida.

Para ello debía, nuevamente, penetrar en ese suburbio subterráneo y la sola idea me espantaba. Cuando pasó un tiempo prudencial y sentí que la ausencia de mi perseguidor era real, me animé. Fue cuando avizoré el rastrillo apoyado sobre una piedra, justo en el medio del pasadizo que debía atravesar para iniciar la bajada por la senda del horror.
Era evidente que la herramienta estaba puesta para ser vista. Y pensé que si se esperaba de mí que lo tomase, lo más probable es que encerrara en sí mismo, una trampa.

Y sin tocarlo siquiera, continué.
Corrí cuanto pude. Era fácil hacerlo debido a la regularidad de la pendiente. Aún así, al primer descanso que hice, escuché un andar presuroso. Apenas se presentó una calle aledaña, me sumergí en ella buscando inocentemente, engañar al atacante.

No había reparado hasta entonces que a ambos lados del pasillo que recorría se elevaban, cada vez más alto, las paredes de roca que venían escoltándome. Poco era lo que podía ver: el camino se develaba a medida que iba avanzado. Al mismo momento que se estrechó tanto como para impedir mi paso, sentí en la nuca el aliento del enmascarado. Y uno a uno pegarse a mi espalda los dientes del arma.

Y con mi propio grito desgarrador, me desperté sabiendo que ahora era una más en el mundo subterráneo.









ana maria
ana maria
♕-Princesa

Zodiaco : Pez
Mensajes : 80545
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.