SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Octubre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Canasta Saludable con Frase
Lun 16 Oct 2017, 13:27 por ana maria

» Bailarina con Tutú Celeste
Lun 16 Oct 2017, 13:13 por ana maria

» Flores de Irupé
Dom 15 Oct 2017, 13:44 por ana maria

» Flores con Frase
Vie 13 Oct 2017, 21:59 por ana maria

» Morocho con Fondo Gris y Frase
Miér 11 Oct 2017, 23:18 por ana maria

» Mi Vida con Tronco y Frase
Dom 08 Oct 2017, 09:41 por ana maria

» Amarillo con Moño y Frase
Dom 08 Oct 2017, 09:06 por ana maria

» Richard Gere , con Frase
Jue 28 Sep 2017, 18:32 por ana maria

» Vicente, mi Amigo Fiel
Jue 21 Sep 2017, 12:16 por ana maria

» Mis Saludos Diarios
Dom 17 Sep 2017, 15:31 por Patito 58

Los posteadores más activos del mes
Anuky
 
eli
 
Patito 58
 
Selina
 
ana maria
 
adeur2
 
Mayka0011
 
Abril
 



La Distinguida gatita Musy

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Distinguida gatita Musy

Mensaje por ana maria el Jue 25 Sep 2014, 02:08




La distinguida gatita Musy

La aristocrática gatita Musy Condesy, era hija de un conde tailandés y de una princesa persa, que se habían conocido y comenzado una vida en común en el país de la mamá, pero por esos curiosos avatares de la vida, terminaron residiendo en dos lujosos aposentos de una rancia corte europea, en donde y (como es fácil deducir), gozaban de una cómoda y relajada vida junto a su numerosa prole.

En este agradable y principesco ambiente creció feliz y bien alimentada la distinguida gatita, pero al alcanzar la edad de merecer, inquieta por naturaleza, aburrida de tan apacible existencia, comenzó a salir de noche y volver de madrugada.

En estas primeras, tímidas y espaciadas correrías nocturnas que con el tiempo terminaron siendo habituales, la coqueta y caprichosa Musy conoció a muy diversos congéneres: simpáticos, antipáticos, serios, divertidos, muy buenos pero, también de naturaleza peligrosa.
Sus padres que intuían el peligro de esta conducta, le pusieron al corriente de los riesgos que entrañaba, pero la rebelde gatita hizo caso omiso de sus advertencias, algo por lo que llegaría a pagar un alto precio.

Una desdichada noche junto a una pandilla de recientes amigos con pocos escrúpulos, después de una sonora juerga nocturna deambulando por los tejados de la soñolienta ciudad, ya de madrugada se introdujeron, (como una fechoría más) en un destartalado barco que se hallaba atracado en el muelle.

Vencida por el cansancio se quedó profundamente dormida en uno de los vericuetos del navío, cuando despertó ¡oh sorpresa!, el barco había zarpado y se encontraba en medio del océano, con un tremendo mareo provocado por el incesante movimiento de las olas.

Pasado algún tiempo, el desagradable efecto de vértigo fue sustituido por una angustiosa a la vez que dolorosa sensación en el estómago, era víctima del hambre e ignoraba como conseguir alimento, hasta entonces siempre se lo había encontrado en un platito bien limpio con sus iniciales primorosamente grabadas.

Como no se le ocurría nada mejor para saciar su urgente apetito, intentó coger comida a los marineros, pero no solamente resultó en vana su tentativa, sino, que descubierta, fue objeto de muchas burlas y algún que otro molesto tirón de rabo.

Como talento no le faltaba, optó por desaparecer de la vista de la tripulación y esconderse lo mejor que pudo a esperar pacientemente que se detuviera la horrible y ruidosa máquina, (¡que poco se parecía al yate de su familia!) en la que por error se encontraba prisionera y que tan lentamente surcaba los mares.



avatar
ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 42903
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

La Distinguida gatita Musy

Mensaje por ana maria el Jue 25 Sep 2014, 02:10




continuacion.....

Después de interminables jornadas navegando, por fin llegaron a tierra, Musy algo mareada y con un insoportable dolor de estómago que le era desconocido, esperó con impaciencia a que descendiera todo el personal, temía que si era descubierta, se produjera la humillante escena de días anteriores, al intentaba apoderarse de algo de comida.

Cuando tuvo la certeza de que el barco estaba vacío, se deslizó fuera, tan rápidamente como sus mermadas fuerzas se lo permitieron ¡"por fin libre"! -exclamó a gritos-, nada más poner los pies en el suelo. Lo primer y más urgente era conseguir comida, -¡ya pensaría, en su desesperada situación!- se dejó guiar por su olfato que la llevó hasta un basurero donde habían depositados unos restos de pescado, los comió con avidez, y aunque no se parecía en nada a los exquisitos manjares a los que estaba acostumbrada, el hambre hizo que le supieran a gloria.

Algo recuperada con el escaso alimento que acababa de ingerir volvió a la cruda realidad: se encontraba totalmente sola, vagabundeando por una fría y lluviosa ciudad, helada de frió, medio muerta de miedo y sin saber a donde dirigirse, para colmo de males, tropezó con un perro pendenciero, que comenzó a perseguirla y al parecer, no con muy buenas intenciones, sus ágiles patitas la salvaron de no caer en sus garras, aunque estuvo a punto de sufrir males peores, tan precipitadamente saltó a un tejado, huyendo de su perseguidor, que perdió el equilibrio y a punto estuvo de caer dentro de una humeante chimenea, afortunadamente lo que podía haber sido una tremenda tragedia para la joven gatita se saldó con un morrocotudo coscorrón, que la estuvo molestando durante varios días.

Agotada, sin saber donde dirigir sus pasos, con la cabeza dolorida por el reciente golpe, se refugió en un cálido establo, con la indiferente aprobación de todos sus moradores, hasta la un gracioso perrito, con el que más tarde haría una buena amistad, allí se quedo placidamente dormida.

La despertaron unas alegres voces infantiles, que no dejaban de mostrar su satisfacción por haberla encontrado la cogieron suavemente en brazos y la llevaron hasta la vivienda obsequiándola con un platito de leche tibia, que la reconfortó bastante. Al ser una gatita guapa y de noble abolengo, fue muy bien acogida por todos los miembros de la casa que la, invitaron a quedarse, ella claro, acepto encantada.

Aunque la humilde y acogedora vivienda rural, situada en las afueras de la ciudad, distaba mucho de parecerse a su opulento palacio, reunía todas las condiciones para que moradores conformistas fueran felices, pero a Musy le era imposible conseguirlo, atormentada como estaba, con la idea de no poder volver a encontrarse con sus padres y pedirles perdón por su insensato comportamiento.

Un bonito día que se encontraba tomando el sol en la porche, acertó a pasar por la puerta un, gatito pelirrojo vestido de marinero, después de intercambiar saludos y confidencias, Musy le relató su aventura, con pelos y señales. El simpático felino, contó, -a su vez- que conocía a sus padres, los Condesy, popular y respetada familia en el ambiente gatuno, además al día siguiente su barco partiría precisamente hacia su país, ofreciéndose a devolverla a sus orígenes.

Al oír tan ansiada proposición, Musy corrió a prepararse, se despidió, no sin pena, de sus amigos prometiendo visitarles con frecuencia.

El viaje de vuelta, en compañía de su reciente amigo no tuvo ningún contratiempo, más bien fue bastante placentero. Su familia, que había aumentado en los meses que ella estuvo fuera, la recibió con inmensa alegría celebrando una gran fiesta en su honor a la que asistió toda la nobleza gatuna y en donde obtuvo un puesto destacado el gatito marinero, como representante de la plebe felina y sobre todo por su buena hazaña.

Musy aprendió la lección y nunca más volvió a salir de noche y mucho menos, a confiar en desconocidos.




avatar
ana maria
✾-Duques/a

Zodiaco : Pez
Mensajes : 42903
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.