SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Foros de Trabajos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Noviembre 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Una Fabula de Amor : Madre
Shambala en la Ciudad EmptyAyer a las 11:40 por ana maria

» Una Caña de Bambú Para el mas Tonto
Shambala en la Ciudad EmptyLun 11 Nov 2019, 15:24 por ana maria

» Donde Estaran las Manos de Dios
Shambala en la Ciudad EmptyLun 11 Nov 2019, 10:47 por ana maria

» Las Cosas Suceden por Algo
Shambala en la Ciudad EmptyDom 10 Nov 2019, 17:40 por ana maria

» Angelito Entre Mariposas s
Shambala en la Ciudad EmptyDom 10 Nov 2019, 12:37 por ana maria

» Llamada Personal
Shambala en la Ciudad EmptySáb 09 Nov 2019, 15:44 por ana maria

» Los Ojos del Corazón
Shambala en la Ciudad EmptySáb 09 Nov 2019, 12:14 por ana maria

» El Pez Dorado
Shambala en la Ciudad EmptyVie 08 Nov 2019, 15:55 por ana maria

» Tus Hijos no son Tus Hijos
Shambala en la Ciudad EmptyVie 08 Nov 2019, 11:43 por ana maria

» La Cruz de los Milagros
Shambala en la Ciudad EmptyJue 07 Nov 2019, 15:26 por ana maria

Los posteadores más activos del mes
ana maria
Shambala en la Ciudad Vote_lcapShambala en la Ciudad Voting_barShambala en la Ciudad Vote_rcap 
Patito 58
Shambala en la Ciudad Vote_lcapShambala en la Ciudad Voting_barShambala en la Ciudad Vote_rcap 
Mayka0011
Shambala en la Ciudad Vote_lcapShambala en la Ciudad Voting_barShambala en la Ciudad Vote_rcap 



Shambala en la Ciudad

Ir abajo

Shambala en la Ciudad Empty Shambala en la Ciudad

Mensaje por ana maria el Lun 25 Feb 2019, 10:06



shambala en la ciudad

Héctor bajó del tren con los nervios a flor de piel. Tras un largo año trabajando en su aplicación para móviles, había llegado el momento de hacer una prueba real. Era su primer encargo como programador de apps y su carrera estaba en juego.

Mientras cruzaba el andén, activó el joytester en la pantalla y cruzó los dedos para que funcionara bien. La idea de crear un “medidor de felicidad” había sido suya y la empresa le había apoyado pese a su juventud.
Aquella jornada en la ciudad iba a ser decisiva. Tenía que elegir a medio centenar de personas que aceptaran ser escaneadas por la aplicación durante diez segundos. El joytester guardaría los resultados de la medición para que, a su vuelta, los jefes pudieran comprobar la precisión del programa. Nada más salir de la estación, Héctor detuvo a una anciana con su nieto y les preguntó si podía enfocarles con el móvil.

—¿Quieres una foto de los dos? –preguntó la abuela.

—No, necesito enfocar un momento a cada uno. Soy ingeniero y he diseñado un programa que capta la expresión del rostro y la postura corporal.
—Pues te dirá que voy encorvada –bromeó ella–. Para eso no hace falta haber estudiado ingeniería.
Héctor se concentró en la pantalla mientras el programa recogía datos sobre la viveza de los ojos, la curvatura de los labios, la tensión en el rostro y la postura general de la anciana. Tras analizarlos, la aplicación emitió un suave zumbido a la vez que reflejaba en la pantalla: Grado de felicidad: 4,62/10.

Sorprendido por el hecho de que aquella abuela habladora hubiera suspendido el test de la felicidad, se dispuso a escanear al niño:
—¿Para qué sirve este programa? –le preguntó.

—Sirve para saber si estás contento.

El niño levantó las cejas con incredulidad y luego sacó la lengua. Héctor esperó a que su expresión volviera a la normalidad para activar el escáner. Diez segundos después arrojaba su segundo resultado: Grado de felicidad: 5,82/10. “Eso está mejor”, se dijo mientras iba a por su siguiente test. Esta vez pidió su colaboración a una muchacha de gran belleza que miraba su reloj delante de una tienda de cosméticos. La chica hizo un par de preguntas antes de prestarse al experimento, pero al saber para qué servía el programa, posó orgullosa.

Durante la recogida de datos, Héctor se dijo que aquella chica podía ser perfectamente modelo o actriz. Su piel y su mirada lucían saludables, y debía de estar satisfecha con la genética que había heredado. Cabía esperar una gran puntuación, por eso el resultado lo llenó de asombro: Grado de felicidad: 3,97/10. Cada vez más inquieto mientras buscaba otros voluntarios, recordó que el programa se había mostrado muy fiable al procesar escenas de películas. Había puntuado con gran criterio los diferentes estados de ánimo de los protagonistas.

Héctor había elegido aquella ciudad por sus estadísticas de calidad de vida. El desempleo era escaso y el índice de longevidad superior a la media. Tal vez la abuela y el niño habían discutido antes de la prueba, se dijo para tranquilizarse, y la muchacha acababa de cortar con su novio.
Para salir de dudas, decidió seguir la prueba con personas con motivos sobrados para ser felices: la recién ascendida directora de una sucursal bancaria, un vendedor de flores que aseguraba amar su trabajo, una pareja de enamorados en un parque, un hombre al que le había tocado la lotería unos días atrás... Todos ellos se prestaron al experimento, pero las puntuaciones eran siempre bajas. Aquella ciudad conocida por su calma, zonas verdes y bella arquitectura suspendía en felicidad.

Confuso ante aquellos resultados, decidió poner fin a su jornada en una tetería llamada Shambalá, como el paraíso de los tibetanos. Héctor entró con una expresión que no podía estar más lejos del paraíso. De haber probado consigo mismo su invento, habría obtenido poco más de cero.
—¿En qué puedo servirle? –le atendió un hombrecillo de aspecto oriental–. ¿Se encuentra usted bien?
Al ingeniero le pareció que se interesaba sinceramente por él, así que le explicó la aplicación que había creado y lo que le había sucedido al probarla en la ciudad.

Su relato mereció una gran carcajada por parte del dueño de la tetería, que a continuación le dijo con voz serena:
—Es normal que la gran mayoría haya suspendido en felicidad.
—¿Normal? –preguntó ofendido–. ¿Por qué?
—Dice que les ha explicado a todos la finalidad de la prueba. Eso ha hecho que, sin querer, pensaran en su felicidad durante esos diez segundos. De algún modo, la han medido antes de que lo hiciera ese chisme.

—Entiendo, pero... ¿cuál es el problema?

El oriental puso una taza de té sobre el mostrador y le dijo: “La felicidad desaparece en el momento en que se mide. Si vives sin preocuparte por ella, es muy posible que estés activo y feliz, pero en cuanto te paras a pensar...”.
Antes de desaparecer en la trastienda, concluyó: “Ya conoces el proverbio: Si quieres ser feliz como dices, no analices”.

mentesana-francesc mirelles




ana maria
ana maria
❉-Infanta

Zodiaco : Pez
Mensajes : 53689
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.