SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.



TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Foros de Trabajos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Abril 2020
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Alma de Plastico
El Cuento de los Tres Deseos EmptyDom 05 Abr 2020, 17:32 por ana maria

» La Jaula Vacia
El Cuento de los Tres Deseos EmptyDom 05 Abr 2020, 15:03 por ana maria

» Hada del Bosque
El Cuento de los Tres Deseos EmptyDom 05 Abr 2020, 14:53 por ana maria

» Enmarcada en Rojo
El Cuento de los Tres Deseos EmptyDom 05 Abr 2020, 14:41 por ana maria

» Reflejos de Amistad -Marco Degrade de Tonos
El Cuento de los Tres Deseos EmptyDom 05 Abr 2020, 14:34 por ana maria

» Imagina
El Cuento de los Tres Deseos EmptyDom 05 Abr 2020, 11:54 por ana maria

» Las Hadas Guerreras
El Cuento de los Tres Deseos EmptySáb 04 Abr 2020, 18:42 por ana maria

» Viviendo Para ver que trae el Tiempo
El Cuento de los Tres Deseos EmptySáb 04 Abr 2020, 12:39 por ana maria

» El Esclavo Engañado
El Cuento de los Tres Deseos EmptyVie 03 Abr 2020, 17:55 por ana maria

» Flash Backs
El Cuento de los Tres Deseos EmptyJue 02 Abr 2020, 18:39 por ana maria

Los posteadores más activos del mes
eli
El Cuento de los Tres Deseos Vote_lcapEl Cuento de los Tres Deseos Voting_barEl Cuento de los Tres Deseos Vote_rcap 
Patito 58
El Cuento de los Tres Deseos Vote_lcapEl Cuento de los Tres Deseos Voting_barEl Cuento de los Tres Deseos Vote_rcap 
Maria Reyes
El Cuento de los Tres Deseos Vote_lcapEl Cuento de los Tres Deseos Voting_barEl Cuento de los Tres Deseos Vote_rcap 
ana maria
El Cuento de los Tres Deseos Vote_lcapEl Cuento de los Tres Deseos Voting_barEl Cuento de los Tres Deseos Vote_rcap 
adeur2
El Cuento de los Tres Deseos Vote_lcapEl Cuento de los Tres Deseos Voting_barEl Cuento de los Tres Deseos Vote_rcap 
*Alma*
El Cuento de los Tres Deseos Vote_lcapEl Cuento de los Tres Deseos Voting_barEl Cuento de los Tres Deseos Vote_rcap 
Mayka0011
El Cuento de los Tres Deseos Vote_lcapEl Cuento de los Tres Deseos Voting_barEl Cuento de los Tres Deseos Vote_rcap 
Maria Cristina Diaz
El Cuento de los Tres Deseos Vote_lcapEl Cuento de los Tres Deseos Voting_barEl Cuento de los Tres Deseos Vote_rcap 
sebas j
El Cuento de los Tres Deseos Vote_lcapEl Cuento de los Tres Deseos Voting_barEl Cuento de los Tres Deseos Vote_rcap 



El Cuento de los Tres Deseos

Ir abajo

El Cuento de los Tres Deseos Empty El Cuento de los Tres Deseos

Mensaje por ana maria el Lun 17 Feb 2020, 20:20


El cuento de los tres deseos.
Jeanne Marie Le Prince de Beaumont.

Había una vez un hombre, que no era muy rico, que se casó con una bella mujer. Una noche de invierno, sentados junto al fuego, comentaban la felicidad de sus vecinos que eran más ricos que ellos.

—¡Oh!—decía la mujer— si pudiera disponer de todo lo que yo quisiera, sería muy pronto mucho más feliz que todas estas personas.

—Y yo —dijo el marido—. Me gustaría vivir en el tiempo de las hadas y que hubiera una lo suficientemente buena como para concederme todo lo que yo quisiera.

En ese preciso instante, vieron en su cocina a una dama muy hermosa, que les dijo:

—Soy un hada; prometo concederles las tres primeras cosas que deseen; pero tengan cuidado: después de haber deseado tres cosas, no les concederé nada más.

Cuando el hada desapareció, aquel hombre y aquella mujer se hallaron muy confusos:

—Para mí, que soy el ama de casa —dijo la mujer— sé muy bien cuál sería mi deseo: no lo deseo aún formalmente, pero creo que no hay nada mejor que ser bella, rica y fina.

—Pero —contestó el marido—, aún teniendo todas esas cosas, uno puede estar enfermo, triste o incluso puede morir joven: sería más prudente desear salud, alegría y una larga vida.

—¿De qué serviría una larga vida, si se es pobre? —dijo la mujer— Eso sólo serviría para ser desgraciado durante más tiempo. En realidad, el hada habría debido prometer concedernos una docena de deseos, pues hay por lo menos una docena de cosas que yo necesitaría.

—Es cierto —el marido— pero démonos tiempo, pensemos de aquí a mañana por la mañana, las tres cosas que nos son más necesarias, y luego las pediremos.

—Puedo pensar en ello toda la noche —dijo la mujer—, mientras tanto calentémonos pues hace frío.

Mientras hablaba, la mujer cogió unas tenazas y atizó el fuego; y cuando vio que había bastantes carbones encendidos, dijo sin reflexionar:

—He aquí un buen fuego, me gustaría tener una de morcilla para cenar, podríamos asarla fácilmente.

Tan pronto como terminó de pronunciar esas palabras, cayó una morcilla por la chimenea.

—Sea la tragona con su morcilla! —dijo el marido—; no es un hermoso deseo, y sólo nos quedan dos que formular; por lo que a mí respecta, me gustaría que llevaras la morcilla en la punta de la nariz.

Y, al instante, el hombre se percató de que era más tonto aún que su mujer, pues, por ese segundo deseo, la morcilla saltó a la punta de la nariz de aquella pobre mujer que no podía arrancársela.

—¡Qué desgraciada soy! —exclamó— ¡Eres un malvado por haber deseado que la morcilla se situara en la punta de mi nariz!

—juro, esposa querida, que no he pensado en que pudiera ocurrir —dijo el marido—. ¿Qué podemos hacer? Voy a desear grandes riquezas y te haré un estuche de oro para tapar la morcilla.

—¡Cuídate mucho de hacerlo! —prosiguió la mujer— Pues me suicidaría si tuviera que vivir con esta morcilla en mi nariz, te lo aseguro. Sólo nos queda un deseo, cédemelo o me arrojaré por la ventana.

Mientras pronunciaba estas frases corrió a abrir la ventana y su marido, que la amaba, gritó:

—Detente mi querida esposa, te doy permiso para que pidas lo que quieras.

—Muy bien —dijo la mujer—, deseo que esta morcilla caiga al suelo.

Y al instante, la morcilla cayó. La mujer, que era inteligente, dijo a su marido:

—El hada se ha burlado de nosotros, y ha tenido razón. Tal vez hubiéramos sido más desgraciados siendo más ricos de lo que somos en este momento. Créeme, amigo mío, no deseemos nada y tomemos las cosas como Dios tenga a bien mandárnoslas; mientras tanto, comamos la morcilla, puesto que es lo único que nos queda de los tres deseos.

El marido pensó que su mujer tenía razón, y cenaron alegremente, sin volver a preocuparse por las cosas que habrían podido desear.




ana maria
ana maria
❉-Infanta

Zodiaco : Pez
Mensajes : 55533
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.