SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.


Unirse al foro, es rápido y fácil

SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¡¡¡¡¡¡Bienvenid@s a nuestro castillo!!!!!!
Para poder ver todo el contenido del foro deberás registrarte y presentarte en la sala capitular.
Entra y participa!! te estamos esperando para junt@s pasar un agradable momento.

Las imágenes y materiales expuestos en el foro son de la red. Si por alguna razón alguna no cumpliera las normas o no debería estar aquí, por favor avísenme para darle el crédito o retirarla si el caso lo requiere, Gracias.
SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
♛ NUESTRA HISTORIA ♕
SIEMPRE LIBRE EL CASTILLO DE LOS GLITTERS Y GIFS ANIMADOS fue creado el Miér 29 Mayo 2013, 02:35 lleva exactamente 3978 días de vida.
Hasta ahora sus 261 usuarios han escrito 544022 temas en los 975 foros que existen.
Tu Invitado, has escrito 0 posts desde que te registraste el .






TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Visitantes
Abril 2024
LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Acceso Rapido
Últimos temas
» El Libro Magico
Jauntzuria EmptyHoy a las 12:35 por ana maria

» Envejecer con Dignidad
Jauntzuria EmptyHoy a las 12:28 por ana maria

» Soñar con un Beso
Jauntzuria EmptyHoy a las 12:24 por ana maria

» Personas Mágicas
Jauntzuria EmptyAyer a las 12:41 por ana maria

» El Perrito
Jauntzuria EmptyAyer a las 12:33 por ana maria

» Como Componer el Mundo
Jauntzuria EmptyAyer a las 12:30 por ana maria

» Zapatos Rojos
Jauntzuria EmptyMiér 17 Abr 2024, 12:01 por ana maria

» Pastor Aleman
Jauntzuria EmptyMiér 17 Abr 2024, 11:55 por ana maria

» Aunque me....
Jauntzuria EmptyMiér 17 Abr 2024, 11:51 por ana maria

» Buen Día- Besitos
Jauntzuria EmptyMar 16 Abr 2024, 16:56 por ana maria

Los posteadores más activos de la semana
ana maria
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 
Patito 58
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 
Mayka0011
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 

Los posteadores más activos del mes
ana maria
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 
Patito 58
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 
Mayka0011
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 
Maria Reyes
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 

Miembros que tienen mas puntos.
eli
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 
ana maria
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 
Anuky
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 
Patito 58
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 
sunsi-julian
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 
Selina
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 
Anjana 1
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 
Miren
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 
Yadhira
Jauntzuria Vote_lcapJauntzuria Voting_barJauntzuria Vote_rcap 



Jauntzuria

Ir abajo

Jauntzuria Empty Jauntzuria

Mensaje por ana maria Lun 16 Nov 2020, 17:30



Jauntzuria

- Leyenda del País Vasco, España -
Allá por el siglo V de nuestra era vivían los vascos patriarcalmente entre el pastoreo y el cultivo de su verde y fértil territorio. Era un pueblo alegre, hospitalario y laborioso. Sus familias, bien constituidas, se agrupaban bajo la suave dirección de jueces ancianos, que, movidos por un recto espíritu de justicia, la administraban de modo paternal. Ni deseaban nada ni temían a nadie. Las altas montañas formaban a su alrededor una inexpugnable barrera. El mar, que, furioso a veces, o arrullador en otras, se extendía entre los acantilados, ensenadas y playas, era un tesoro inagotable de víveres y riqueza. La pesca era el medio de vida mejor para los más osados. Y en conjunto todos tenían el aspecto de seres felices.

Un amanecer, allá en la bahía que forma el Cantábrico entre Ogoño y el Cabo Machichaco, los pescadores, que sacaban sus lanchas para empezar su ruda tarea, vieron, sorprendidos, que un navío se aproximaba a toda vela. Nunca habían observado tanta arboladura ni tal complicación en el velamen. Tambaleándose el barco, avanzaba rápido hacia la estrecha ensenada en que desembocaba un río caudaloso. Los pescadores se acercaron, alarmados, para impedir que zozobrase en la barra. Gritaron en su lengua, sin ser comprendidos, hasta que el piloto maniobró para anclar en el sitio menos peligroso.

A poco se echaron unos complicados botes, a la par que unos hombres enormes, gigantes rubios de rostros tostados, bajaron con sumo cuidado a una dama envuelta en velos, que acomodaron con esmero en el fondo de una embarcación. Los pescadores volvieron acompañando al extraño cortejo. Ayudaron a desembarcar a la dama y a los servidores, y sus recias mujeres vascas ofrecieron muy cordiales su ayuda: alimentos, vestidos, albergue. Poco a poco, los extranjeros perdieron el miedo a sus huéspedes.

La suavidad de su lenguaje y la delicadeza de sus ofrecimientos les hicieron comprender que habían arribado a un puerto de amigos. Levantaron tiendas, acomodaron sus cofres y trataron de entenderse con los nativos. A los pocos días reinaba entre todos una franca y sincera fraternidad.

Mujeres hábiles y doncellas útiles se agruparon para el servicio de la dama extranjera, que cada día más triste, más pálida, más enferma, sonreía sin fuerzas, agradeciendo con sus miradas a cuantos en ella se ocupaban. Al fin, una noche, con las lindas blancas manos cogidas a las rugosas de una vieja casera que le murmuraba palabras de aliento, dio a luz un niño; pero no un niño cualquiera, sino uno rubio, blanco, con ojos azules, como reflejos del mar.
Y lloró, primero con angustia; después con serenidad, y, por último, con alegría.
Sus servidores extranjeros lanzaron gritos terribles de victoria.
Sus amigos los vascos, contagiados también de su júbilo incomprensible, bailaron sus ezpatadanzas, saltaron ágiles en pasos de aurreskus, mientras todos los miembros de sus familias corrían a buscar el chistu y el tamboril. Y casi sin palabras y al arrullo del buen corazón de la vieja vasca, la dama rubia contó su trágica historia. Ella venía de allá, de Dinamarca; país gris, triste, guerrero y bárbaro.


Su padre, el Rey, había dispuesto casarla con el príncipe de otra nación vecina, hombre brutal, sanguinario y cruel, que traía colgadas del arzón de su caballo las cabezas de sus enemigos para beber en sus cráneos vaciados el hidromiel de la victoria.

Pero ella había dado su corazón a un caballero, ya que no de sangre real, de otra estirpe muy superior, pues que era cristiano, que no sabía de venganzas crueles y bebía el vino en vasos de plata, con el corazón limpio y tranquilo. Enterado el Rey, lo encerró en los oscuros fondos de un castillo. La princesa, acompañada de otro caballero, pudo reunirse con él y casarse en el secreto de una noche espantosa. Pasaron los meses, y, recelando el padre, mandó degollar al caballero, en su prisión. En un terrible amanecer, unos fieles amigos la sacaron del palacio y en una nave tripulada por ellos, fingiéndose piratas, llegaron a las costas de Vasconia.

Al ver la desembocadura del río, con el agua transparente, ella exclamó: «Munda aqua». Y todos los que la seguían llamaron Munda aqua a aquel lugar, que hoy conserva todavía el nombre de Mundaca. Cuando la princesa terminó de hablar, el niño se había dormido. Todas las mujeres vinieron a verle. Los hombres empezaron a llamarle «Jauntzuria» (señor blanco, señor rubio). Según fue creciendo, su simpatía y su bondad ganaron el corazón de los sencillos vascos, y la belleza, el talento, la cultura y las dotes de mando que heredara de su madre, conquistaron hasta tal punto la admiración entre sus convecinos, que no vacilaron en elegirle como caudillo. Y él fue el primer señor de Vizcaya.



ana maria
ana maria
♕-Princesa

Zodiaco : Pez
Mensajes : 78958
Inscripción : 04/08/2013
Localización Localización : Ciudad de Buenos Aires Capital Federal- Argentina
Humor Humor : GENIAL

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.